Aurelio Martínez: “La oferta que más me gustaba era la de Wanda”

Aurelio Martínez (Zaragoza, 1947) parece que ha rejuvenecido tras finalizar el proceso de venta. Se asemeja más al hombre que entró a presidir la Fundación que al que la presidió. Ahora, durante unas semanas, con su gira mediática ha recuperado el ritmo frenético pero esta vez sin tensión. El futuro del Valencia ya no está en juego y sólo queda cumplir, de alguna manera, con el compromiso adquirido de dar todas las explicaciones necesarias tras la venta. Lamentablemente no puede contarlo todo porque el proceso ha ido por unos derroteros inesperados. Ha sido, sin duda, una gestión muy complicada en la que Aurelio Martínez se ha visto superado en varias ocasiones por los acontecimientos. Lo contrario, directamente, no hubiera sido humano. Ha trazado un discurso necesario para justificarse pero es lo suficientemente honesto como para reconocer las contradicciones de su argumentario. Él no quería vender el club pero la responsabilidad le ha llevado a ser un actor decisivo. En esa tesitura, se ha visto engullido en muchas ocasiones por una batalla cruenta.


– Empezamos por el día cero de la venta. El 10 de diciembre Bankia asestó un golpe muy duro durante la junta, algo muy simbólico, anunciando la venta. Algo que pilló a los valencianistas a contrapié. Pero tanto Amadeo Salvo como usted, aunque últimamente esté utilizando este argumento como un agravio, ya lo sabían de antes e incluso se habían reunido con Peter Lim, Bankia y la Generalitat esa mañana

Tienes razón. Nosotros en principio sabíamos que Bankia estaba pensando un plan B después del verano. A través de las conversaciones que teníamos con ellos de manera permanente te ibas dando cuenta 'yo tengo aquí unos buenos inversores que podían ser la solución definitiva'. Pero claro, a nosotros no nos habían llamado para eso. Entonces, cuando nos dimos cuenta de que ellos estaban buscando inversores es cuando tanto Amadeo como la Fundación dijimos, bueno, pues vamos a buscar inversores no sea que al final no quede más remedio que vender y sólo tengamos encima de la mesa las búsquedas que haya hecho Bankia. Y eso es el viaje que hace a Amadeo a Catar, Emiratos… Pero nunca nosotros como objetivo primario teníamos la idea de vender. Es más, cuando viene Peter Lim aquí fue porque estaba en Europa y aprovechamos para decirle a Bankia 'si tú tienes inversores aquí hay otros', pero siempre pensado que la idea era refinanciar. Incluso una vez empezado el proceso nosotros decíamos 'si sale la oportunidad de refinanciar seguiremos adelante con la refinanciación'.   

– ¿Entiende que a algún valencianista se le quebrara la confianza en ustedes cuando se enteró de que por la mañana estuvieron vendiendo el club? Tal vez en la misma junta deberían haber expuesto la situación sin tapujos.

Bankia oficialmente nunca nos comunicó nada. Nos enteramos por la junta de que al final Bankia había optado por la venta. Desde septiembre nos estaban diciendo que ellos tenían inversores pero nosotros les decíamos que nuestra intención era refinanciar.

– Viendo la capacidad mediática y el respaldo social que ha tenido Amadeo Salvo ¿no se podría haber hecho más presión hacia Bankia y la Generalitat para conseguir la refinanciación tal y como se hizo después para poder elegir al comprador?

Es complicado. A nosotros nos llaman para refinanciar y sacar adelante la cuestión del Valencia. La papeleta la tenía en ese momento la Generalitat porque tenía un aval en una entidad sin capacidad de pago que era la Fundación. Ni pago de intereses, ni devolución del principal. La Generalitat no quería hacerse, obviamente, cargo del aval, ejecutarlo y tener que pagar los ochenta y tantos millones. Nos llaman a nosotros y nos dicen 'vais a tener todo nuestro apoyo para refinanciar el tema y haremos lo que haga falta'. Las primeras reuniones que tengo yo con Bankia, que me acuerdo perfectamente porque la tuvimos con Moragues y vino gente de Bankia, hablamos de la posibilidad de refinanciación y yo no saqué ninguna conclusión negativa. Es más, en aquellos tiempos yo dije que lo veía fácil y dije que no estaría más de seis meses, fíjate si lo veía fácil. No era complicado con buena voluntad. Teníamos el problema de la asistencia financiera que se lo habíamos encargado a dos o  tres bufetes y nos dijeron que sí que tenía solución y ya estaba el tema encauzado. El plan era muy sencillo: resuelto el tema de la asistencia financiera pagábamos los intereses y para devolver el principal hacíamos un plan parecido al que tiene el Elche ahora, en el que con cada abono, con un poquito más, se podía comprar una acción y todo ese dinero iba a amortizar deuda. Era muy sencillo. ¿Que no se pagaba en diez o quince años? Seguro. Pero si habías devuelto la mitad… siempre con el aval de la Generalitat porque si no, Bankia no se sentía cómoda. Nosotros a Bankia no le dábamos garantías suficientes y eso es lógico. Todo se tuerce cuando la jueza Alabau dice que no hay aval. En ese momento es una situación muy complicada para todos, hay que entenderlo, no estoy acusando a nadie: la Generalitat no puede decir que hay aval porque la jueza ha dicho que no y sería prevaricación y se pone de perfil. Bankia no se quiere comer el marrón de ser el propietario y la moraleja es que hay que buscar un plan B. A partir de ese momento Banka empieza a buscar una solución de venta. Eso fue en abril o mayo. Después del verano, Bankia empieza a moverse y tiene posibilidades de venta. Tenía dos o tres posibilidades y la más fuerte era la de Cerberus. Antes no lo sabíamos pero ahora, si te fijas, Bankia en noviembre había constituido una sociedad entre Valencia Hábitat y Cerberus y le había cedido la gestión de los 12 ó 14 mil millones de activos inmobiliarios de esta sociedad mixta que habían creado y le había transferido personal y directivos. Y entonces encaja todo, ahora encaja todo, entonces no se sabía.

– Sí que se sabía que Cerberus y Bankia tenían relación… lo que te quito de aquí, te lo pongo de allá

Eso es, tenían muchas posibilidades de arreglar y solucionar 'resuélveme este tema por favor, o sin favor y ya lo compensaremos por otro sitio'. Por eso la propuesta de Cerberus era la apuesta fuerte de Bankia. Pero no le quito nada  a Cerberus. Me parece una oferta como otra cualquiera.

– Nos encontramos en el inicio del proceso de venta y a usted, de entrada, le caen palos por todos lados. Se hacen dos trincheras y desde un bando le acusan de ser un hombre de Bankia y desde el otro le dicen de todo menos bonito

Eso le pasa normalmente a las personas que tratan de poner concordia y sensatez entre las dos partes. A lo mejor cometí un error que fue decir claramente que si tenía que vender me iba y de hecho he presenté la dimisión. Dije que a mí no me habían llamado para eso pero luego empezó el proceso de reflexión. Me llamaron de la Generalitat y me dijeron que no me fuera. Porque no sólo me iba yo, la mitad de los patronos se venían también. Me dijeron que si me iba era un caos, que volvíamos al punto cero y los compañeros de la Fundación me dijeron 'si te vas le dejas el camino allanado a Bankia' porque ya no hay alternativa. Y después de muchas reuniones me tragué lo que dije y la única condición que puse es 'si estamos todos estamos todos' aunque alguno cayó. Pero en esencia ése fue el primer fracaso. A partir de ese momento la Fundación intentó adoptar un papel de mediación. La que vendía era la Fundación pero rápidamente se polarizaron dos bandos como dices tú. Uno que desconfiaba desde el principio de Bankia, que era el Valencia, con razones. Y otro que desconfiaba absolutamente de Amadeo, probablemente, también con razones que era Bankia y tú estabas en medio. La gente se polarizó y tú que estabas en medio recibías los palos. Tan pronto me decían que iba a tener un retiro dorado en Bankia como que estaba vendido a Amadeo. Pues vale, qué le vamos a hacer. Así es la vida.  

– ¿Qué conclusión extrae de que la comisión gestora, tras muchos meses, no fuera capaz de llegar a un acuerdo sobre las ofertas presentadas?

Que cada una de las partes tenía una propuesta y solamente aceptaba su propuesta. No hay más que discutir. Es fácil de llegar a esa conclusión. Curiosamente a mí la que más me gustaba era la de Wanda. Pero mira, ni pasó. Como ves, no acierto ni en eso. 

– ¿Les transmitió en algún momento Bankia que iban a aceptar alguna quita?

 ¿En qué momento?

– Antes de que ustedes tomaran la decisión el 17 de mayo

No, pero sí que sabíamos por las ofertas que había presentado Cerberus que ellos planteaban una operación con quita. Por lo tanto entendíamos que si Bankia estaba dispuesto a hacerle una quita a Cerberus también estaba dispuesto a hacerla a las otras ofertas que se presentaran. Ten en cuenta que Bankia tendría la operación dotada. Era una operación de riesgo y en consecuencia no resultaba tan costoso. Eso no significa que no defendieran los intereses de la entidad. Bankia ha defendido los intereses de Bankia por encima de todo. Son profesionales y buenos profesionales y en un pacto global, por ejemplo con Cerberus, pues cabía la quita. Con Mériton, por lo que se ha visto en la negociación, probablemente hayan sido más duros que con Cerberus.

– Tenían conciencia cuando votaron a favor de la oferta de Peter Lim que la negociación posterior con Bankia podía afectar a las condiciones propuestas por Mériton a la Fundación?

Sí, tan es así que nosotros lo que hicimos fue aprobar el inversor en dos fases. Una primera que era, de acuerdo con lo que hay aquí, el informe de Price y tal, nos gusta ésta. Pero elegimos a ése para que negocie con Bankia y a ver cómo queda el tema. Imagínate si teníamos dudas razonables.

– ¿Por qué se dice que Wanda tenía sólo intereses inmobiliarios si ha demostrado, y el Valencia lo sabe, que invierte en fútbol y en formación de futbolistas?

Yo no he dicho nunca eso. Wanda quería hacer un estadio emblemático que le sirviese de plataforma de presentación en Europa porque él es la primera firma de construcción en China y porque en Europa no tiene negocios. Pero para mí era mucho más que eso. Tiene un acuerdo de formación de jugadores con el Valencia. Por eso yo estaba defendiendo en parte a Wanda. En la medida en que la oferta de Wanda hubiera fructificado él hubiera utilizado Valencia y España como plataforma para formar jugadores, hacer inversiones y yo creo que eso le viene bien al Valencia, a la ciudad, a la Comunitat y a todos. Yo intenté apoyarle en la medida de lo posible. Pero hubo un problema y es que los sistemas de negociación en China son lentos. Desde la primera ronda que tiene la gestora con los inversores se abre un plazo corto de días y Wanda, por lo que sea, porque ya no tenía interés, por la guerra mediática que había aquí, ni siquiera vino a explicar su oferta. Entonces, lógicamente, decayó. Eso redujo la negociación de las ofertas a dos.

– El proceso ha sido para combatientes dispuestos a todo…

No lo dudes… aguerridos.

– En ese sentido hay que concederle el mérito a Peter Lim

Lo que ha aguantado… No conozco mucho a Peter Lim. He estado dos o tres ratitos con él. El hombre es afable, cariñoso, una persona discreta y estoy convencido de que si hubiera tenido que negociar él no hubiera aguantado. Lo que pasa es que mandó a gente con mucho talante negociador. Tuvieron paciencia infinita. Algunos de mala fe dicen que lo que intentaban buscar era a ver si se iban..

– La culpa de las contingencias son obviamente responsabilidad de anteriores gestores pero no hubiera sido interesante sacarlas y haberlo cuantificado antes de vender el club porque, ya sin competencia, Peter Lim pudo poner sus condiciones.

Lo primero que hicimos, porque eso se hace siempre antes de iniciar el proceso de venta fue mirar cómo estamos. De hecho, cuando le pedimos la due diligence a KPMG le encargamos específicamente una serie de temas. Porque las cuentas están auditadas, puede haber alguna irregularidad pero eran habas contadas. Lo que interesaba era ver qué estaba fuera de las auditorías, ver cómo estaba el tema de Porxinos, el tema de NewCoval, el aspecto inmobiliario, la Unión Europea y se les encargó expresamente esas cuatro o cinco cosas. Puntualmente. Además estuve yo en esa reunión y nadie me lo tiene que decir. Cuando nos entregan el informe inmobiliario nos dicen que está ese problema pero no nos cuantifican el riesgo o si es bajo o regular. O al menos yo no fui consciente, no vamos a echarle todas las culpas que no está aquí y no se puede defender. Pero es que lo encargamos expresamente. Yo saqué la conclusión de que era un problema grave pero manejable. Lo digo con absoluta franqueza y honestidad. Ahora empieza el proceso de venta y empiezan a aparecer agujeros por todos sitios, cuantificados y graves. Los asesores que tenía Peter Lim eran muy buenos, empezaron a hurgar. Tengo la impresión de que eso KPMG lo podría haber hecho igual. Pero hay que pensar que nosotros también tuvimos nuestra parte de culpa. Eso supuso un retraso en cerrar las operaciones. Entiendo que Peter LIm hasta que no estuviera todo claro no firmara. Faltaba más. Eso debilitó mucho nuestra posición negociadora porque empezamos a pedirle garantías y los abogados de Mériton decían '¿Y quién garantiza a Peter Lim que no hay más agujeros? ¿Quién asume los riesgos de que salga mal lo de Porxinos? No sé si me explico

– Es perfectamente lógico incluso, a ustedes les dejaría en una posición comprometida en el sentido de que estaban vendiendo algo que no era así…

Los abogados decían 'vamos a intentar resolverlo pero el club que me habéis presentado es otro'.

– Y si encima vas con exigencias…

Es que es así.

– Pero si se hubiera dicho antes lo que había, en competencia, igual las ofertas se hubieran hecho cargo de las contingencias para que no se llevara el club  el otro.

Realmente el tema más gordo con diferencia era Porxinos porque los otros… El riesgo europeo del aval era riesgo pero no tanto porque una vez haces la operación el aval desaparece y te quedas en una posición más fuerte para negociar con Europa. Lo de Sanchis era fácil y así fue. Lo de NewCoval dependía de Bankia. Lo que me causó más traumas económicos fue la negociación con el tema de Porxinos. Porxinos son 160 millones y eso es mucho dinero. Eso nos debilitó mucho nuestra posición. Muchísimo.

– Estamos en medio del proceso de venta. Están auditando, ustedes ponen las condiciones equis, Peter Lim no ve claro que ustedes exijan viendo las contingencias ¿Por qué viaja Amadeo Salvo a Singapur y no usted como presidente de la entidad propietaria de las acciones?

Amadeo es el que había contactado con él y Peter Lim tenía confianza con él. Yo sólo me había reunido con él cuando nos presentaron. Me reuní con todos, con Zolotaya y con todos porque era mi obligación pero en eso intentamos, en la Fundación, ser lo más respetuosos con el proceso. Y eso hubiera sido decantarme por estos y podían salir o no, así que prefería que fuera Amadeo.

– En ese momento ya se habían decantado por Peter Lim

Si pero no ¿Y si no luego no llegaban a un acuerdo con Bankia?

– Si en ese momento el proceso se hubiera roto ¿Existía la posibilidad de volver a reenganchar, por ejemplo con Wanda? ¿O era el concurso de acreedores?

El concurso de acreedores era muy difícil a pesar de que se utilizó como argumento. Con la normativa UEFA el Valencia se hubiera metido en un lío complicado. Si al final te acorralan dices, pues mire usted, aunque a Bankia tampoco le interesaba. Pero era un opción muy dañina para el club. ¿Se podía haber recuperado a algún inversor? Estoy seguro de que tendríamos que haber abierto otro plazo para ver si podíamos recuperar alguno de los inversores que se habían quedado por el camino. A mi Wanda ya te he dicho que era una solución que me gustaba mucho personalmente. Una persona que viene de paso a Valencia, y como aquí no ha hecho negocio se va a Madrid y compra el edificio del Santander. Parecía que le iba bien.

– Lo que se ha transmitido desde el club constantemente y desde la Fundación en algunas fases es que Bankia dificultaba o no tenía ningún interés en vender a Peter Lim.

En todo proceso de negociación las dos partes juegan sus bazas. No me da la sensación de que Lay Hoon sea mala negociadora. Creo que tiene mucha experiencia en estos temas. También conozco a los de Bankia y sé que son un equipo técnico y jurídico muy bueno. Me da la sensación de que ha sido un choque de trenes y que cada uno ha defendido sus intereses y esto es obvio ¿Qué a lo mejor Bankia puso más impedimentos que si hubiera sido una tercera opción como Cerberus? Pues probablemente sí pero también es lógico porque trabajaban juntos. En el otro caso 'yo quiero avales, yo quiero garantías' ¿Podría haber habido intencionalidad e los retrasos? No sé, eso ya son hipótesis. Creo que en la negociación se han utilizado todas las armas, a mí me parece incluso que excesivas muchas veces de descalificación de una parte y de la otra y creo que eso no es bueno. Alguna vez he ironizado con Bankia pero pocas, léete las declaraciones mías y sólo han sido una o dos veces y con ironía.

– Lo de que faltaba personal para traducir los contratos…

Sí, cosas por el estilo. Pero son ironías del proceso. Porque yo creo que hay que ser respetuoso con las partes y punto. Y eso que en ese momento ya me había enfadado mucho con Bankia y para mi desgracia llevo muchos meses sin hablar con ellos. Digo para mi desgracia porque no me gusta perder relaciones. En el proceso pierdes cosas.

– A veces daba la sensación de que la realidad mediática era otra diferente a la realidad negociadora Bankia-Mériton

La negociación fue dura, estoy convencido. No tengo información de primera mano porque no estaba y la información que tengo es sesgada porque es sólo de una parte y me gustaría escuchar a la otra. Pero sí que es verdad que siempre aparecía un abogado de Bankia que decía 'falta no se qué' y otra vez a empezar. Era un proceso como el mito de Penélope que tejía y destejía…  Ha sido un proceso con mucha tensión que hemos vivido muy intensamente. La prensa también y al final estábamos hartos ¿De verdad que no pueden llegar a un acuerdo?

– Y la escenificación de la ruptura cuando se volvieron a Singapur fue poco creíble…

Ha habido un par de momentos en los que la ruptura ha estado cerca. Escenificar la ruptura también forma parte del proceso de negociación. No digo que fuera así pero me da la sensación de que no sería nada extraño.

– Si Bankia era reticente a llegar a un acuerdo pero se tenía que producir sí o sí y dado que  el  responsable último de la situación era la Generalitat ¿Por qué no llamó Rajoy a Gorigolzarri para acelerar el proceso?

Yo creo que sí que le llamó. Creo, no lo sé. No conozco las gestiones de Rajoy, ni de Goirigolzarri ni de Fabra. El que había creado el problema era la Generalitat, después Bankia y, en último extremo, nosotros. La Fundación estaba suscrita con las acciones pero podíamos darle las acciones a Bankia. No hubiera afectado a los patronos ni a la vida de la Fundación. Me consta que la Generalitat intentó hacer gestiones en Madrid para que nos echaran una mano. Igual que en Bankia había dos bandos, unos que defendían una solución y otros otra, en la Generalitat también pensaban de una manera y de otra. Es lógico, entre los periodistas también había preferencias. Lo que no sé es el grado de presión o la ascendencia que tenía eso. Para todos los problemas que tenía el país este año, esto era un problema pequeño.

– Es un problema pequeño pero el fútbol es el fútbol

La presión social influyó. Lo he matizado ya alguna vez. ¿De qué forma influyó? En la Fundación no tanto. Sí que influye, las cosas como son, pero la Fundación tiene unos componentes muy heterogéneos. Cada uno tiene sus intereses y su personalidad propia. Lo otro son patronos independientes con un currículum excelente que iban a elegir lo mejor. Tenían criterio. Pero la presión social influyó en el estado de ánimo de la Generalitat y en el de Bankia. El banco estaba siendo demonizado y era la gran pagana de todo. Y diría 'vamos a quitarnos este muerto que cada día es un dolor de muelas'. En ese sentido sí que influyó. Pero aquí vemos todo desde la perspectiva valenciana. Los 350 kilómetros están muy lejos, a veces parecen 3.500. Cuando en Madrid leen la prensa vete a saber cómo leen la prensa, cómo se ve, cómo la filtran, no están viviendo el ambiente social. Es complicado darle un valor a esa agresividad o a ese mal ambiente desde allá. Los de aquí sí. Los de aquí estaban pasándolo mal. Yo conozco a mucha gente que está aquí en Bankia y lo estaban pasando mal pero en Madrid yo que sé.  

– Si la negociación entre el banco y Mériton afectaba a las condiciones del acuerdo entre Mériton y Fundación ¿Cómo puede ser que Mériton llegara a un acuerdo antes con ustedes que con Bankia el 31 de julio?

Creo que no ha sido así. El acuerdo Fundación-Mériton fue fácil: 100 millones, 88 millones para Bankia, 6 millones para la Generalitat por el aval, 6 más para cosas suyas de la Fundación y ya está, había pocas cosas más. En el que había mas problemas era en el que podía negociar Bankia y Mériton por el Valencia. Allí estaba todo el tema de la refinanciación, si había quita o no había quita, cómo voy a pagarte este trozo de deuda, si tengo beneficios o no tengo beneficios, cómo se redacta eso para saber si es una quita de verdad o no es un quita. Eso es un acuerdo al que no tuvimos acceso nunca, totalmente bilateral y prueba de ello es que no ha habido ninguna filtración ni creo que la haya. Ninguna de las dos partes está interesada en lo que hay detrás. Por ejemplo, en el acuerdo de deuda implícita a Bankia no le interesa que se sepa porque si no le llegará otro deudor y le dirá 'yo lo miso que éste'. Por parte de Bankia no se filtrará. Pero tampoco le interesa a Mériton porque de alguna manera es exponer cómo queda la situación financiera del Valencia y tampoco le interesa si luego tiene que pedir otras cosas. Moraleja: esa parte del contrato que es importantísima nosotros no tuvimos acceso.

– Pero sí que es verdad que uno de los puntos que más peso tuvo para elegir a Peter Lim en mayo era que, al cabo de cinco años, la deuda iba a quedar en muy poco y eso viene dado por la negociación entre Mériton y Bankia

Si, ahora veo por dónde vas. Nosotros pusimos dos tipos de condiciones. Unas que eran nuestras y otras que, como responsables del Valencia porque teníamos el 70%, íbamos a vigilar por dónde iban respecto al patrimonio histórico, la camiseta, el estadio, vigilar las condiciones de deuda. En la oferta inicial había un deseo por parte de todas las entidades de rebajar la deuda, de capitalizar el club, respetar al pequeño accionista… El 17 de mayo se recogían todas las  propuestas y se puntuaban y el 31 de julio hay cosas que estaban y cosas que no estaban en el contrato pero sí en compromiso público.

– Sí, eso lo explicó usted aquel día, que tenía la misma validez legal la grabadora y la notaria. No le voy a preguntar por si van a construir el estadio, eso ya me quedó claro que estaba incluido, excepto, lo más importante que era la ampliación de capital. Ahora se vende como un éxito que el pequeño accionista tenga el 30% pero eso es un mal menor…

Pusimos dos condiciones y primó el pequeño accionista en vez de la capitalización del Valencia. Pusimos las dos condiciones entre las 20 pero son incompatibles y al final se optó por eso. Pero la ampliación de capital se va a tener que acabar haciendo. Además del fair play deportivo está el económico. Y para tener una plantilla más cara has de tener una serie de recursos propios y un nivel de deuda menor y eso ¿cómo se consigue?

– Con ampliación de capital o generando ingresos

Cualquiera  de los dos me vale.  SI el segundo funciona harán menos falta la ampliación.

– Pero lo que le interesa al Valencia es quitarse deuda

Estoy de acuerdo. Pero de aquí a un año probablemente la Liga le diga al Valencia, 'usted si quiere tener una plantilla tan bonita tendrá que tener más recursos propios'. Y aunque tú tengas la obligación de ofrecer la posibilidad de capital a todos los accionistas lo normal es que Lim compre los títulos. Para sanear el club habría que hacer 50 ó 100 millones de ampliación de capital y el pequeño accionista se diluiría pero esto es inevitable. Al final vas a tener que elegir entre el fair play o diluir al pequeño accionista.

– Que realmente no es tan dramático, es algo simbólico

En la práctica real da igual, pero con el 30, si estás unido, puedes tener más derechos.

– Estamos de acuerdo todos los valencianistas en que gradas de los fondos del campo nuevo tienen que estar pegadas a las porterías. ¿Es una necesidad que detectó Peter Lim? Y, en esa misma línea ¿por qué no se hacen las gradas más verticales?

¿Por qué se fueron allí? Yo entonces estaba de concejal. La opción que planteó Frígola de reponer el estadio y reubicarlo donde estaba era la que me parecía más sensata y lo dije. Porque tenemos un estadio con historia, tiene fácil acceso y salida, está la salida a Barcelona y el by pass. Tienes razonablemente sitio para aparcar. Tienes metros cuadrados reutilizables para centro comerciales o lo que sea. Siempre lo dijimos. Ahora ya no tiene solución porque tiene una sentencia que te obliga a tirar una parte de la grada. Esto que planteo es la típica añoranza de '¿Te das cuenta como yo tenía razón?' El otro estadio cuando lo miras con ojos del 2015 es diferente. Se pensó para que  Valencia pudiera acoger eventos de atletismo y por eso tiene la forma ovalada. Luego se corrigió pero los fondos se quedan alejados del campo. Las gradas están relativamente tendidas y eso creo que es negativo. Como me parece negativo las 3.500 plazas de aparcamiento porque no son evacuables. Si estuvieran pensadas para los vecinos sería distinto. O que haya 3.000 plazas para VIPS cuando no hay 3.000 VIPS en Valencia, se han quedado en 50. Ese estadio no es el adecuado. Lay Hoon en la junta extraordinaria dijo que había que repensarlo ¿Eso significa que nos volvamos al viejo? No. Sé que es irreversible. La polémica es gratuita. Las obras en dos años se pueden terminar. Hay tiempo. Ya se ha comentado, y yo lo pienso así, que un partido del centenario se debería jugar en Mestalla. Sobre todo ahora que el estadio está tan bonito.

– ¿Le sorprende que Peter Lim pueda gastarse en menos de un año casi sin negociar 100 millones en jugadores del Benfica si se confirma la compra de Gaitán, Enzo Pérez y Cancelo?

Eso demuestra en primer lugar que tiene mucho dinero. Enzo ya estaba hace tiempo en la agenda. El precio de André y Rodrigo no lo discuto. Enzo tiene 29 años, en el Mundial hizo partidazos.

– Si no se discute si son buenos pero llama la atención porque parece que no hay más equipos

Esto puede ser porque tú controlas más unos mercados que otros. ¿Por qué tenemos buenos jugadores argentinos? Porque Ayala controla el mercado argentino ¿Y en Chile o Uruguay no hay? Pues sí, pero a lo mejor lo controlas menos.

– Se dice que Peter Lim viene a hacer negocio

Seguro. Tiene una ONG pero no es la que ha comprado el Valencia.

– ¿Cuánto dinero han ganado directamente con sus clubes el dueño del Chelsea, el dueño del City o el del PSG? Ganarán prestigio y dinero en negocios paralelos pero en sus equipos han perdido cientos de millones de euros y, aunque se les equipare, Peter Lim no es eso…

El fútbol no genera grandes beneficios. Pero sí que es verdad que Peter Lim está en unas condiciones favorables para poder ganar dinero con el fútbol y hacer negocio. En primer lugar, él conoce los mercados asiáticos y dónde se compran camisetas y se compran los partidos para verlos es en Asia. Es donde hay más mercado y crecimiento y él puede acceder desde una posición privilegiada. Eso explica por qué el Valencia tenía 100 millones de presupuesto y el Madrid y el Barcelona 150 y ahora nosotros tenemos 90 y ellos más de 600. Ellos han sabido globalizarse. En segundo lugar, conoce a los presidentes y dueños de cadenas de televisión para que retransmitan los partidos del Valencia. Eso está condicionado a la LFP pero se puede intentar. Para eso necesita un equipo potente y eso le va a obligar a invertir. Y en tercer lugar, si haces un equipo potente y estás jugando bien, la Champions te abre muchas puertas en Europa. Y a una persona que está en Singapur le puede venir muy bien para abrir negocios y abrirle puertas. Creo que le puede sacar partido a esa inversión ¿Se va a traducir en beneficios importantes? Probablemente no, porque para empezar tiene que invertir no sé cuántos millones. Pero los otros dueños también tendrán sus motivos… Cuando haces una inversión importante intentas hacer negocio o perder lo mínimo posible. ¿Va a ganar Mériton mucho dinero? No lo sé. Para que triunfe de verdad tiene el reto de que en cuatro o cinco años el presupuesto del Valencia esté por encima de los 300. Si no es así es muy complicado. Además de gestionar bien tendría que aumentar el presupuesto por 3.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *