“Voy a hacer todo para llegar y estar con el primer equipo, ese es mi gran sueño”

Fiero en el césped y manso fuera de él. Casi se podría decir que tímido, excesivamente educado, un entrevistado amable que dista mucho de parecerse al futbolista que impone su ley en la Segunda División B. Así es este jugador nacido en Francia, con sangre africana por parte de padre y criado en la paradisiaca Guadalupe. Wilfried Zahibo, o ‘Wil’, como también figura en las alineaciones que cada fin de semana presenta el filial valencianista. Unos onces titulares donde, por cierto, nunca falta este ‘gigante’ francés que guarda las espaldas de los ‘pequeños jugones’ que componen la base del equipo de Curro Torres. Un mediocentro moderno, capaz de neutralizar los ataques rivales y rápidamente ser el primero en construir jugada de peligro. Por ello compartió selecciones inferiores de Francia con talentos como Pogba y Kondogbia, por eso ya conoció la élite del fútbol francés antes de los 20 años, por eso su imponente figura de 1,90 se ha hecho inamovible en el Valencia Mestalla, a la espera de que Nuno se dé cuenta de que también puede tener un hueco en su centro del campo.


Entre los cambios que se han producido en usted desde que llegó el pasado mes de enero al Valencia Mestalla, está el del nombre que aparece en las alineaciones. Sorprende que sea ‘Wil’ y no Zahibo.

Para mí es más fácil, y para todo el mundo también es mejor que me llamen ‘Wil’. Yo me siento más cómodo así, porque un español no pronuncia mi nombre igual que lo hace un francés.

Habla despacio y con tranquilidad, se le ve relajado, más adaptado al club y dominando mucho mejor el idioma.

Ahora me encuentro muy bien. Al principio fue un poco difícil al llegar y encontrarme con que el equipo estaba en una dinámica que no era la del Fuenlabrada. Tuve que adaptarme y por eso he hecho todo lo posible para llegar al momento en el que estoy ahora. Juego y crezco como jugador y en definitiva me siento mucho mejor que al principio.

Pero no sólo se dio el cambio a nivel clasificatorio que existía entre ambas entidades. De repente llegó a un lugar con el prestigio de la Ciudad Deportiva de Paterna, con todas las instalaciones y el personal que tiene a su disposición, siendo asediado por los medios de comunicación el primer día que apareció por el despacho de Rufete una fría mañana de enero…

Cuando cambias es difícil rendir enseguida, yo soy muy tranquilo y los cambios me superan un poco al principio. Allí no teníamos la presión que hay aquí, pero es algo bonito porque eso es lo que queremos, jugar en los mejores clubs y con la mayor presión posible. Yo ya fui con la sub 19 de Francia, con Pogba y Kondogbia, y quiero jugar al nivel que están ellos también. Ahora me siento como en casa. Juego en el mediocentro y tengo que hablar mucho, por lo que haber mejorado el idioma es algo muy importante. Al principio costaba pero ahora es más fácil para mí hablar con todo el mundo.

A veces, desde fuera, se tiende a infravalorar lo que afecta a un jugador el hecho de cambiar de ciudad, de ambiente, de entorno, exigiéndole el máximo rendimiento desde el minuto uno. Usted ya era titular la temporada pasada pero todos hablan maravillas de su evolución, especialmente en los últimos meses.

Jugar en Fuenlabrada y sobre todo en la Segunda División B es muy complicado. En Fuenlabrada era el pequeño, trataba de ayudar al equipo lo máximo posible pero compartiendo vestuario con muchos jugadores mayores y con más experiencia. Al venir aquí fue al contrario y era yo quien tenía que tirar del resto. Ahora lo estoy haciendo bien, pero ayudó venir y tener la confianza de Nico Estévez desde el principio, es algo bueno para crecer como futbolista.

Usted apenas tiene 22 años y ya ha vivido bastantes experiencias en el mundo del fútbol tras salir de Guadalupe, el lugar donde creció antes de dar el salto a Europa. Mirando al medio y largo plazo, ¿hay prisa por llegar arriba, por estar cuanto antes respondiendo a las enormes expectativas que hay depositadas en su figura?

Soy joven pero ya con muchas experiencias a mis espaldas, estoy muy orgulloso de haberlo vivido todo. Es algo que me va a ayudar a crecer y a seguir mejorando como jugador. He jugado con jugadores muy buenos que ya están ahí, y por supuesto que tengo esas ganas de llegar. Ansias de llegar lo más pronto posible pero con cabeza, no llegar por llegar sino para estar y quedarme el máximo tiempo que pueda. Me preocupo de rendir con el filial que es lo más importante y después ya se verá. Claro que sueño con jugar en el Valencia, pero primero hay que rendir con el filial porque sin eso no puedes aspirar a nada. Ahora lo estoy haciendo bien y ojalá que tenga esa suerte para llegar arriba.

Donde sí que ha llegado es al corazón y a la cabeza de Curro Torres, su entrenador en el Valencia Mestalla, que desde el principio de temporada le tiene como una pieza fundamental de su esquema.

Desde principio ha habido mucha confianza por parte de Curro, aunque yo luego he hecho todo lo posible para darle la razón y voy a seguir demostrándolo cada vez que me ponga sobre el campo. Yo este año ya se ve que he mejorado en aspectos como el de las tarjetas, de momento sólo dos tarjetas en nueve partidos jugados. Me siento muy cómodo, soy uno de los mayores del equipo y por mi posición y mi experiencia llevo al equipo para arriba. Es momento de seguir así porque creo que vamos a lograr todos los objetivos que queramos.

Curro Torres ya ha variado el nombre de su acompañante en la media pero lo que no varía es su presencia como ‘ancla’ del Mestalla en la media. Los que le ven cada fin de semana ya conocen su estilo de juego, muy físico pero con la calidad necesaria para llegar cerca del área y asistir al compañero. ¿Es así como le gusta que le definan sobre el césped?

La gente que no me conoce me ve con ese cuerpo delante de la defensa y tiende a pensar en un pivote fuerte sin tanta presencia ofensiva, pero a mí me gusta tocar el balón y llegar arriba. Lo cierto es que no tengo problema para jugar como un ‘8’ o en el caso actual como un ‘6’ por delante de la defensa.

Lo que sí que hace es jugar en cada partido, formando parte de este principio de temporada algo irregular del Valencia Mestalla. Tras un comienzo dubitativo ahora ya van tres jornadas sin perder, pero siguen sin irse las dudas sobre un equipo que bordea el descenso.

Ha sido un buen principio de temporada, en el sentido del juego y la idea que buscamos trasladar al campo, pero falta esta suerte porque tenemos las ocasiones para marcar y ganar. Somos muy jóvenes y falta experiencia para controlar más los partidos, pero de verdad creo que vamos bien y estamos seguros de lo que vamos a hacer en el futuro. Hay calidad, somos uno de los mejores equipos de la categoría aunque en Segunda B la calidad muchas veces no es suficiente. En el fútbol no puedes llegar y ganar los partidos sobre el papel, hay que jugar y darlo todo.

Pues este domingo espera un rival serio y potente en la categoría como es el Hércules, con un campo tan histórico como es el Rico Pérez. La ocasión propicia para dar un golpe encima de la mesa.

El del domingo va a ser un partido muy bonito, pienso que jugar contra un rival así es mejor porque ellos juegan al fútbol y proponen cosas. Ellos en calidad no están mejor que nosotros y lo vamos demostrar el domingo, vamos a ir a por los tres puntos como siempre. Vamos a sufrir sobre el campo para no sufrir luego en la clasificación.

Mejor que sea así porque a nadie en la ciudad le apetece volver a sufrir con el Valencia Mestalla como se sufrió el curso anterior.

El Valencia es de los clubs más grandes de España y de Europa, cuando estás fuera te lo dices a ti mismo pero dentro ves que es más grande aún. Ahora llega Peter Lim y ves que cada domingo el club te demuestra que cada vez es más grande. La afición está espectacular, con el primer equipo se nota bastante y a nosotros también nos ayuda mucho. Yo lo agradezco muchísimo porque ellos son muy buenos con nosotros.

Me ha sacado el nombre de Peter Lim, pero a estas alturas ya casi ni le quiero preguntar por si ha estado especialmente atento al ‘maldito’ proceso de venta del Valencia CF…

Claro que te interesa la venta, es tu club y tu escudo, pero Salvo y Rufete  siempre saben lo que hacen y lo que es el Valencia. Ha tardado mucho pero mejor tarde que nunca.

Que diferente es Zahibo en el cara a cara, sin la intensidad que transmite cuando lidera día a día el centro del campo del Valencia Mestalla.

Yo soy muy diferente fuera, en el campo parezco agresivo o muy duro pero fuera soy muy tranquilo. Tengo aquí a mi pareja, con la que me gusta descubrir un poco más cada día Valencia y aprovechar todo lo que tiene esta ciudad. Me encanta esta ciudad, solo estar aquí es un sueño porque es una zona que me encanta, con un clima muy bueno y donde puedes hacer cualquier cosa. Vengo de Guadalupe y en un sitio como aquí me siento como en casa.

Pues ahora sólo queda desearle que siga así, jugándolo todo, y que Nuno no tarde mucho en darle la confianza para debutar con el primer equipo. Como ha sido el caso de Gayà o Rober, compañeros que la temporada pasada estaban con usted en el vestuario del Antonio Puchades.

El club siempre confía en los jóvenes, tirando de futbolistas del filial como en los casos de Gayà y Rober. En el filial hay que demostrar que puedes jugar arriba y no al contrario. Lo importante es llegar desde abajo, y una vez que rindes abajo puedes ganarte el puesto. Voy a hacer todo para llegar ahí y estar con el primer equipo de verdad, que ese es mi gran sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *