“Sería duro marcharme porque éste es el club de mi familia y de mis amores”

Paco Alcácer, José Luis Gayà, Rober Ibáñez, Fernando Cano… Jugadores de perfiles distintos pero con una cosa en común: toda una vida dedicada por entero al Valencia CF. No en vano, nuestro protagonista llegó siendo un ‘mocoso’ de 6 años a la Ciudad Deportiva de Paterna y desde entonces no se ha movido de ahí. Quemando etapas, soñando cada día en blanquinegro pero siempre con los pies en el suelo. Sin dejarse seducir por los numerosos elogios que despierta su juego. Sabe que está muy cerca el objetivo de llegar a jugar con los ‘mayores’, pero en casa tiene a dos personas que no van a dejar que se salga del camino de la humildad y el sacrificio. Ni en el fútbol ni en los estudios a los que también dedica tiempo, el entorno idóneo para un chico que sobre el césped destila talento por los cuatro costados.


Si no me equivoco, ya son 13 los años que lleva conviviendo diariamente con la Ciudad Deportiva de Paterna, vistiendo la elástica blanquinegra. Se dice pronto…

Tanto que no sé si hay fútbol fuera de aquí. Sería duro porque éste es el club de mi familia, de mis amores y en el que llevo desde los 6 años. Sería complicado salir de aquí, pero me toca estar concienciado de que si no es en el Valencia y es en otro sitio hay que aprovechar las oportunidades.

Ahora mismo es usted un miembro destacado de la famosa generación de futbolistas de 1995 que tanto está dando que hablar en el Valencia CF, donde también se incluye a Alberto Tendillo o Nacho Gil entre otros sin olvidar que José Luis Gayà también nació ese año.

La verdad es que de la generación del 95 estamos subiendo bastantes jugadores al Mestalla, y algunos más que se han quedado por el camino que tienen un gran nivel y también podían haber estado con nosotros. Notamos que el club confía en nosotros y estamos encantados y dispuestos a devolver la confianza depositada.

Pero pese a que el equipo juvenil de Rubén Baraja, donde usted fue una pieza importante, dominó en la Liga, luego llegaron fracasos sonados en la Copa de Campeones y en la Copa del Rey. Fue algo que llamó la atención y que seguro que usted nos ayuda a entender un poco más…

Lo cierto es que hicimos una temporada brillante, pero no tuvimos suerte en el último tramo y por eso  te quedas con el sabor agridulce tras caer en la Copa de Campeones y en la Copa del Rey.  Yo no estuve en ninguno de los partidos al haber subido al filial para las últimas semanas, pero por lo que me contaron y pude ver creo que no hicimos el juego que nos había llevado a lograr el campeonato.

En cualquier caso su figura ya había crecido mucho, ya se hablaba de Fernando Cano como uno de los talentos emergentes en la Ciudad Deportiva de Paterna.

El año pasado empecé con buen pie, tuve la suerte de mi lado y la gente a partir de ese gol de chilena en la primera jornada del campeonato juvenil me empezó a conocer más. Me sentía importante en ese equipo, era un jugador de tercer año y el ‘Pipo’ me dio confianza y además yo siempre quise asumir un papel importante en el grupo.

Y ya muy cerca del final del curso de repente recibe la llamada de Nico Estévez para ser un miembro más del Valencia Mestalla, que por aquellos tiempos hacía aguas y lucía aspecto de Tercera División.

Fue complicado subir y además no fue fácil asimilar tanta derrota. Los que ascendimos del juvenil no estábamos acostumbrados, pero sabía que estaba ahí con la intención de aportar y aprovechar la oportunidad. Se trataba de colaborar para no descender, en un objetivo muy diferente al que estaba acostumbrado, pero al fin y al cabo esto es fútbol.

Afortunadamente se logró la salvación, ya con Curro Torres en el banquillo, en un agónico playoff de ascenso contra el Algeciras. Y precisamente los últimos partidos de la campaña se llegaron a disputar en el estadio de Mestalla. Su familia no faltaría ese día…

A mi familia, tanto a mis padres como a mi hermana,  les gusta el futbol y cuando pueden van a Mestalla. Incluso yo cada vez que puedo intento ir para animar al equipo, por eso para mí fue un sueño, desde pequeño siempre he querido jugar en Primera y a ser posible en un estadio como el de Mestalla. El año pasado fue un paso muy importante para mí y por supuesto también para mi familia. Sobre todo para mi madre, estuvo muy emocionada e ilusionada con ese partido frente al Algeciras.

O sea, que nada de presión extra por jugar allí…

A mí sí que me gustaría jugar más en Mestalla. Creo que hay un más fácil acceso para el público y lo tiene más a mano, se animaría a ir más gente además de por el hecho de ser el recinto histórico que ya de por sí es.

¿Sabe que muchos de los aficionados que vieron en directo aquella eliminatoria contra el Algeciras, y muchos otros que son habituales de los partidos en el Antonio Puchades, comparan su forma de jugar con la de Fede Cartabia?

Sí que me lo ha dicho bastante gente, incluso que me parezco físicamente cuando me ven de lejos. Realmente somos jugadores distintos, yo creo que puedo jugar en diferentes posiciones. Me acoplo a la banda que sea, de mediapunta e incluso en el centro del campo, por eso me veo un jugador diferente a Fede Cartabia.

¿Pero habrá una posición que prefiera por encima de cualquier otra, una en la que se sienta más cómodo sobre el césped?

Me veo un jugador de centro del campo, ocupando el medio ya bien sea de mediocentro o de mediapunta. Toda mi vida he jugado de mediapunta, más cerca del delantero, aunque por las bandas me siento cómodo. De todas formas, si tengo que elegir diré que mi mejor posición y donde más puedo aportar es en el centro del campo.

Al verle jugar otro detalle que llama la atención, además del ya mencionado parecido con Fede, es la cantidad de ocasiones que pisa el balón, que lo mima como si de fútbol sala se tratara…

Me gusta bastante el futbol sala y eso que no lo he jugado de manera muy seria porque ya vine a la cantera del Valencia con 6 años. Pese a ello, estando con los amigos y también en el colegio he jugado bastante a fútbol sala.

Pero uno crece y deja atrás el colegio y los partidillos con los amigos al salir de clase. Como también se pasa de pertenecer al juvenil a estar muy cerca del más alto nivel en el fútbol como es su caso, rondando la llamada del primer equipo de todo un Valencia CF. ¿Ha cambiado mucho su vida en los últimos tiempos?

No me ha cambiado nada. No estás en un punto en el que sales a la calle y te conoce la gente. Pero ya tienes presente que de aquí nada te puede llegar la oportunidad y debes intentar aprovecharla. Eso sí, sigo siendo una persona muy sencilla, muy amigo de mis amigos y muy cariñoso con mi familia. Alguien muy cercano, me gusta mantener las relaciones y tener amistades, algo que considero como una parte fundamental en la vida porque los amigos duran para siempre. En definitiva soy muy de cachondeo, me gusta mucho estar de risas y reírnos todos juntos.

Entonces lo pasará bien con los compañeros del fútbol y seguramente también con los de la universidad, dado que tengo entendido que es usted uno de los miembros del vestuario del Valencia Mestalla que compagina deporte de élite y estudios.

Ya empecé el año pasado en la Universidad de Valencia una carrera de Relaciones Laborales, que en el fondo no era lo que más me gustaba. Por eso me he cambiado este año y acabo de empezar Comunicación Audiovisual y Periodismo en el CEU. Solicité ir por la tarde y hacer la mitad de las asignaturas para asegurarme de aprobarlas, y la verdad es que estoy encantado donde estoy. Es algo que se lleva muy bien y ahora mismo somos cuatro o cinco jugadores del filial los que estamos en la universidad, es muy bueno para nuestro futuro porque nunca se sabe lo que puede pasar el día de mañana.

El día de mañana en su profesión actual puede estar marcado por una posible convocatoria de los ‘mayores’, el paso siguiente y el más lógico en su trayectoria. No debe ser fácil olvidarse de que el primer equipo está tan cerca, no caer en la trampa de buscar un mayor lucimiento personal cada fin de semana con el Valencia Mestalla y esquivar el bien colectivo.

Estamos centrados en el filial y ya está. En mi caso no pienso en el primer equipo, si llega la oportunidad estaría encantado pero estoy centrado en mi trabajo del filial. Quiero acabar la temporada, seguir creciendo y seguir sumando. Y si no ya están Curro Torres y Rufete para espabilar al que se salga del camino.

Algo que ya pudo comprobar el año pasado durante su breve etapa con el filial. Esta temporada es un miembro de pleno derecho desde el minuto uno que ha dejado definitivamente atrás su etapa juvenil, un futbolista titular en Segunda División B. ¿Cuesta hacerse a esta categoría?

Es más dura la Segunda B, a la hora de recibir el balón en el juvenil te puedes girar y ver el fútbol más de cara, y aquí te aprietan más y te dan nada mas recibes. Notas más el juego físico que no hay tanto en el división de honor, aquí hay menos espacios. Aunque es fútbol igualmente en cualquier categoría.

Supongo que no ayudará su físico liviano, más proclive a sufrir en cuanto el juego se pone físico y combativo. Respecto a esto, ¿ha recibido mensajes desde el club para que gane algo de volumen y pueda competir mejor en el cuerpo a cuerpo?

No tengo ningún plan específico para coger volumen, pero sí que es verdad que yo noto que necesito coger más corpulencia porque es más dura la Segunda B y en el centro del campo se nota. Intento poner las máximas ganas e intensidad para compensar una cosa con la otra.

Ganas e intensidad parece que le pone todo el equipo, pero está costando lograr victorias con asiduidad para alejarse de los puestos peligrosos de la clasificación.

Los resultados no engañan, bajo mi punto de vista merecíamos más puntos pero también es verdad que quizás estamos pecando un poco de juveniles por así decirlo. Creo que tenemos que ir poco a poco cogiendo la experiencia, no cometer errores al final del partido que nos cuestan muy caros. No tengo  ninguna duda de que al final llegarán los resultados porque estamos trabajando muy  duro en ello.

¿Resultados como para pensar para pensar en algo más ambicioso que no sea sólo luchar por la salvación?

Ahora no estamos donde nos gustaría estar en la clasificación, pero somos optimistas y realmente nuestro objetivo es estar entre los cuatro primeros y poder aspirar al playoff de ascenso. Tenemos buen equipo, una buena plantilla  y vamos a mejorar mucho. Estoy convencido de que los resultados van a llegar.

¿Se enfada mucho Curro Torres después de partidos como el del pasado fin de semana contra el Nàstic de Tarragona, donde se escapan puntos en el tiempo de descuento?

Curro es un técnico que nos transmite que no podemos seguir perdiendo puntos de esta manera, es muy dura la Segunda B y si no empezamos a sumar ya, nos pasará factura. Nos aprieta cuando debe, nos viene muy bien a todos para espabilar y pensar que no sólo se vive de buen futbol y buen juego, sino también de intensidad y de saber defender sobre todo en los últimos minutos.

¿Está muy tocado el vestuario?

El vestuario está bien, estamos todos muy comprometidos y con muchas ganas del siguiente partido para demostrarle a la gente que además de jugar bien podemos sacar buenos resultados. Hay un vestuario unido y sin ningún tipo de problema donde los veteranos como Jaume, Álex López, Sergio Ayala o Alberto Jiménez me suelen dar varios consejos que son bien recibidos. Llevan más tiempo que yo en Segunda División B y toda la ayuda siempre será bien recibida.

Imagino que además de escuchar los consejos y recomendaciones de los compañeros más veteranos del filial, también se fijará con atención en la forma de jugar de los futbolistas del primer equipo. ¿Alguien en particular?

Me identifico un poquito con Parejo y André Gomes. Son futbolistas con características similares a las mías y me gusta como están jugando, sobre todo la temporada pasada de Parejo. Ambos futbolistas son un espejo para mí como en su momento lo fueron David Silva o Pablo Aimar. No soy tanto del delantero que hace los goles y que se lleva las portadas, además se da la circunstancia de que coincidí con los representantes de Silva y sé que es majo, me dicen que es un tipo muy sencillo y muy buena persona.

¿Se ilusiona con estar ahí dentro de poco, con Parejo y André Gomes en el día a día y en los partidos? Habrá quien crea que con el dinero de Peter Lim se fichará a futbolistas de mucho nivel para el Valencia CF y eso derivará en que haya menos oportunidades para la cantera…

Al final quien tiene que llegar llega, esté Peter Lim o quien sea. Parece que va a llegar al club y él está poniendo dinero, eso es bueno para tener competencia y no tenerlo fácil para subir al primer equipo. Es un camino muy largo y quien tiene condiciones, lucha por ello y se esfuerza, consigue llegar al primer equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *