LA FIESTA DE LA REMONTADA

Cuando el cuarto árbitro levantó la tablilla para mostrar el tiempo añadido, nadie en el mundo podía imaginarse que al Valencia le iban a sobrar tres minutos para conseguir el pase a semifinales de la Copa del Rey. Los goles de Rodrigo Moreno el 91 y en el 93 dieron la vuelta a la eliminatoria y desataron la euforia del valencianismo. Tras el partido los aficionados reclamaron la presencia de los futbolistas en el balcón de Mestalla para que continuara la fiesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.