La victoria más amarga

El Valencia ganó en un gran partido pero no pudo imponerse en el global de la eliminatoria. Volvió la magia de Mestalla para la amarga remontada.


El coliseo valencianista no se llenó para ver la vuelta de los octavos de final de la Europa League. Pero los aficionados presentes fueron a ver a su equipo con la secreta convicción de la remontada. Se vivió el ambiente de las grandes ocasiones dentro de Mestalla y el equipo ayudó a que el estadio se convirtiera en una caldera. El Valencia acarició el pase a cuartos pero el gol de Aduriz rompió en mil pedazos el partido soñado que se estaba viviendo hasta ese momento.

Antes de que empezara la acción sobre el terreno de juego la afición valencianista brindó un caluroso recibimiento a su equipo. Lo cierto es que el autobús del equipo local llegó antes de lo previsto y la Avenida Suecia no estaba tan llena como otras veces. Fue continuo el lanzamiento de petardos con motivo de Las Fallas. Hubo también una nutrida representación del Athletic. Las dos aficiones convivieron pacíficamente y no se registró ningún incidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *