Algo más que tres puntos

Mestalla y los alrededores fueron una fiesta durante cinco horas


A las tres de la tarde ya había miles de personas a los alrededores del coliseo valencianista. La afición ya había demostrado el viernes pasado que tenía hambre de Madrid y el día del partido no faltó a su cita.

Se creó el ambiente de las grandes a la llegada del autobús al campo. En cierta manera el Valencia empezó ganando el partido en el paseo por la avenida Suecia. Después, en el campo, Mestalla recibió al equipo con un mosaico en el que se podía leer 'Yes we can'

El encuentro empezó mal para el Valencia en el marcador pero la afición no dejó de animar en ningún momento. Con el gol del empate y la remontada la locura llegó a Mestalla alcanzando su cota máxima cuando el árbitro señaló el final del partido.

La gente tenía ganas de celebración y volvió a la avenida Suecia para pedir a los jugadores, especialmente a Barragán, que salieran a saludar al balcón del estadio. El Valencia contra el Madrid ganó tres puntos pero en el ánimo de la gente se pudo ver que la victoria supuso algo más.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *