NUEVO PRIMER PASO

En las próximas semanas se podrá visualizar con mayor nitidez la importancia de la victoria contra el Getafe pero, de momento, ya se pueden advertir una serie de señales positivas que permiten mirar al futuro con más esperanza. No en balde, por primera vez en la temporada el Valencia CF consiguió sumar dos victorias de forma consecutiva.

Hasta ahora, en los juicios sobre el equipo, más allá de que unos se centraran en la figura del entrenador, otros en la falta de adaptación de los fichajes o el propio Marcelino en la escasa efectividad de los delanteros, había bastante unanimidad a la hora de señalar que el principal problema al que se enfrentaba el Valencia era de dinámica. El equipo estaba falto de confianza y todos los avatares propios de un partido afectaban siempre en clave negativa. Y la única salida ante tal diagnóstico era que se produjeran victorias. Después del desastroso inicio de Liga no se puede enmendar la situación en un par de partidos y existe el precedente de la victoria en San Sebastián que no sirvió para cambiar la tendencia pero, es inapelable y hay que valorar que se ha vuelto a dar un primer paso para revertir la situación.

De la misma manera que no valían las excusas en caso de no ganar, tampoco debe importar demasiado cómo se hizo. Sin embargo, conviene detenerse para extraer alguna lectura positiva: Ya se estaban produciendo análisis sobre la perversa influencia del VAR en los partidos del Valencia CF, mitad conspiración, mitad fatalidad. El penalti señalado sobre Gameiro acaba con cualquier suspicacia y centra el debate. Es una buena noticia. Por otra parte, contraviene al espíritu deportivo alegrarse de que el rival sufra una derrota dolorosa pero hay que reconocer que existe cierta justicia poética en la imagen de Damián Suárez pidiendo cuentas a la expedición valencianista en el aparcamiento una vez acabado el partido.

Es obvio que el Getafe no es el Bayer Munich pero tampoco es el Young Boys. Una victoria en el Coliseum Alfonso Pérez te reconcilia sí o sí con la Liga. La perspectiva inmediata es que llega el colista a Mestalla. Una victoria ante el Rayo debe ser suficiente para cambiar el estado de ánimo ante desafíos en los que, mentalmente, el equipo tiene menos responsabilidad y más estímulos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.