LOS ERRORES SE PAGAN

Por fin el Valencia CF logró ganar un partido y lo hizo con solvencia al imponerse por 3-1 al Young Boys. Sin embargo, la noche europea acabó con sabor amargo. El gol de Álex Sandro en propia meta que dio la victoria al United en el último minuto contra la Juventus transformó la lectura de la jornada. Había, hasta el momento, cierta sensación de impunidad por la mala racha del Valencia bajo el argumento de que, al ser el principio de temporada, el equipo aún estaba a tiempo de todo. Sigue siendo así porque los futbolistas de Marcelino dependen de sí mismos para clasificarse para los octavos de final de la Champions League pero la necesidad de ganar en Turín complica mucho la continuidad del Valencia en la competición. Veremos qué sucede en el campo de la Juventus pero ya se puede asegurar que el lamentable partido en Suiza sí tiene consecuencias. No es momento de sacar pecho ni de reivindicarse sino de bajar la cabeza y seguir trabajando para arreglar el desaguisado.

Este argumento se puede trasladar a la Liga. El mal inicio de temporada, aunque sea remontable, obliga al equipo de Marcelino a hacer cosas excepcionales a partir de ahora. A nadie se le escapa el simbolismo del próximo duelo contra el Getafe. En el Coliseum Alfonso Pérez el Valencia empezó su declive el año pasado tras conseguir una racha de diez victorias seguidas. Obviamente, lo deseable es que esta temporada el partido contra los madrileños suponga un punto de inflexión en sentido contrario.

Sugeríamos el otro día que podía resultar temerario que Marcelino mantuviera su libreto sin cambios para afrontar la crisis del equipo. No tenía mucho sentido solucionar un problema con los mismos argumentos que te habían llevado hasta él. Sin embargo, esto ya no es así. Contra el Young Boys el entrenador asturiano abandonó la política de rotaciones que había definido hasta ahora su manera de gestionar el vestuario y, por primera vez en la temporada, repitió alineación. No es un cambio de conceptos menor y hay que reconocerle a Marcelino cintura para adaptarse al mal momento y buscar soluciones que, en principio, no entraban en su diseño de la temporada. Bajo este razonamiento, es previsible que el técnico del Valencia siga la misma línea en Getafe. Si acaso, Vezo puede sustituir a Wass pero parece evidente que, futbolistas como Santi Mina o el centro del campo formado por Coquelin y Kondogbia, deben tener continuidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.