DESCONEXIÓN

El Valencia CF perdió en el Bernabéu dando una imagen lamentable. Son muchos los análisis que se han realizado sobre el partido pero el más preocupante al respecto es el que hizo Marcelino al acabar el encuentro. El técnico asturiano, huyendo de la palabra indolencia para describir el juego de su equipo “me niego a creerlo”, sí que reconoció que los futbolistas estuvieron “menos intensos”. Es sorprendente. Un escenario como el Bernabéu debería motivar a cualquier jugador. Así, hemos visto en los últimos años al Valencia hacer buenos partidos en grandes escenarios mientras deambulaba con pena y sin gloria por la Liga. Por eso, es alarmante que los jugadores sean incapaces de estimularse en un partido contra el Real Madrid que, además, suponía, en caso de ganarlo, reengancharse a la competición y empatar a puntos con un rival directo. Esta desconexión es más grave que el hecho de que Marcelino le pidiera, al menos dos veces, a los centrocampistas que jugaran hacia adelante, tal y como se pudo ver en el vídeo de Movistar +. La falta de efectividad o tratar de desvincular la primera parte de la segunda para justificar el partido son argumentos que, por repetición, suenan gastados e insuficientes.

En la previa repasábamos las dificultades del Valencia de Marcelino para imponerse a los equipos grandes y el partido contra el Madrid confirmó la tendencia. Ahí hay un problema. Aún así, conviene insistir, el drama, esta temporada, es no haberle ganado al Leganés, Girona, Young Boys, Celta, Betis…

Para completar la mala noche en el Bernabéu Mateu Alemany hizo unas declaraciones en las que calificó el partido de esta tarde contra el Ebro de “irrelevante”. Es evidente que lo hizo para enfatizar la importancia del duelo contra el Sevilla en Liga del próximo sábado pero el director general debe cuidar los detalles. Cabe esperar que esta tarde el Valencia CF se imponga al Ebro con facilidad pero esto es fútbol. El equipo aragonés, además, cuenta desde el sábado con una motivación extra gracias a Mateu. En general, el Valencia nunca juega partidos irrelevantes, menos en Mestalla y menos en una competición tan atractiva como la Copa del Rey. En particular, es importante la victoria para un grupo que mentalmente sigue siendo frágil y puede ser un día propicio para que jugadores menos habituales recuperen autoestima. Por otra parte, hoy debutan en partido oficial en Mestalla algunos canteranos. A lo mejor, asistimos a una cita histórica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.