Siempre Mestalla

Los estadios los llena la ilusión


El efecto Lim, el efecto Salvo, el efecto Emirates o el efecto producido porque los jugadores del Benfica prefieren jugar en el Valencia antes que en el club portugués, tal vez, la conjunción de todos… pero se puede concluir que hay efecto llamada. Cualquier motivo es válido, incluso, puede ser que haya quien, en estos momentos de zozobra para el club, quiera estar con su equipo como sucedió cuando el Valencia bajó a Segunda. Sin embargo, no es descabellado situar el polo de atracción para que la gente vuelva a Mestalla en el propio estadio, en su hechizo.

Cuando la temporada pasada dijimos, tras la eliminación en semifinales de la Europa League, que el Valencia había ganado nos referíamos a esto. Lo que sucedió en el viejo coliseo valencianista frente a Basilea y Sevilla marcó un antes y un después.

Además, es evidente que Amadeo Salvo ha sabido tocar la fibra valencianista y que el proyecto de Peter Lim genera mucha expectación. Estos días en los que se habla de la fecha de finalización del campo nuevo parece que tiene sentido construir un buen equipo. Los estadios los hacen las máquinas pero los llena la ilusión.Puro fútbol. Siempre Mestalla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *