Queda lo decisivo

Conviene ser cautos porque el proceso de venta no ha finalizado


Pese a que entendemos que la venta a Lim es, ahora mismo, la mejor solución para el Valencia (incluso con una oferta alejada de las primera estimaciones) nos cuesta celebrar el traspaso de la mayoría accionarial al magnate singapurense. En primer lugar, porque siempre hemos sido contrarios a la venta del Valencia. En ningún caso, por supuesto, para que la vieja guardia mantuviera su estatus pero sí con la esperanza de que el club se democratizara y el poder de decisión volviera a los aficionados. Y en segundo lugar, parece una imprudencia cantar victoria cuando todavía falta que lleguen a un acuerdo Mériton y Bankia

El escenario tras el 17 de mayo fue el mismo que el del 31 de julio entre la afición: algunos idealistas en estado melancólico por la venta del club, unos pocos pero con poder atenazados por el miedo ante la posibilidad de que se les escape el juguete y otra parte de la seguidores valencianistas celebrando con alborozo la llegada del singapurense.

La única diferencia estriba en que han pasado dos meses y medio pero, por lo demás, no ha cambiado nada. Al final todo sigue dependiendo de la negociación entre Mériton y Bankia. Por eso, conviene ser cautos y no lanzar las campanas al vuelo. Así pues, deseamos, como hemos expresado muchas veces, que la situación se resuelva cuanto antes en favor del magnate singapurense. El champán, igualmente, lo reservaremos para cuando el Valencia de Lim gane su primer título.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *