Actos de fe

El Valencia está en una posición negociadora delicada


Nadie, a estas alturas, puede ser tan osado de fijar un día para que se cierre la venta. Si se cumplen las previsiones esta semana que viene podría ser la decisiva, como la anterior, como hace un mes, como hace medio año. Dicho esto no se puede negar que el proceso avanza. Ahora vuelven a faltar unos flecos. En esta venta hemos aprendido que el grueso de los acuerdos se hace en poco tiempo y que lo que dilata el cierre de las operaciones son los flecos.  

Llegados a este punto vemos como el Valencia se encuentra en una posición negociadora muy débil. La falta de competencia está permitiendo a Lim arrimar el ascua a su sardina. Esto, y que el magnate singapurense va a asumir un disparate de sociedad, hace que desde la Fundación estén en disposición de exigir poco.

Ahora hay que confiar en que PwC y los patronos tomen la decisión acertada. La que sea habrá que asumirla como la mejor para el Valencia. Es lo acordado. Lo más probable es que Lim sea el nuevo dueño de la entidad y habrá que hacer un nuevo acto de fe. El Valencia queda desnudo y sólo la voluntad del magnate singapurense marcará el futuro del club.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *