Un poco más de paciencia

Todavía quedan asuntos por resolver. No es lo mismo que Lim no quiera venir por los urdidores de tramas que porque no está de acuerdo con el contrato de la Fundación.


Algunos ya aseguran que Peter Lim será el nuevo dueño del Valencia CF. Una vez más. Por eso, desde aquí, apelamos a la paciencia porque todavía queda tela que cortar. Una vez más. Según informa el entorno del presidente, es decir, Julio Insa, parte de las dudas de Peter Lim se centran en las cláusulas del contrato de compra-venta emitido por la Fundación. Esto contrasta con la versión oficial que asumimos ayer por lógica y razonable: Peter Lim tenía motivos de sobra para replantearse la operación debido a los requerimientos notariales, las conclusiones de la due diligence y el ambiente tóxico. Pero el problema es otro si a Peter Lim lo que no le convence son las cláusulas de la Fundación.

Habría que tener más datos para emitir un juicio más certero pero, en principio, los garantes de los intereses del Valencia son los patronos. Los que votaron por unanimidad a Peter Lim. El magnate singapurense, de momento, como es lógico, se dedica a defender lo suyo. Tampoco conviene volverse locos. La situación, aunque algunos opten por el blanco o el negro, tiene matices. Dan ganas de ponerle un puente de plata al magnate asiático si sus dudas vienen generadas por las maniobras de unos aprovechados. Pero si quiere cambiar los términos del acuerdo lo mínimo es saber en qué condiciones para formarse una opinión coherente. Seguimos confiando en Aurelio Martínez. Algunos ya saben lo que es ponerle contra la espada y la pared y, probablemente, lo volverán a hacer. Insistimos, no nos volvamos locos.

Por otro lado, nos preocupa que cualquier crítica que se le pueda hacer a Lim se relacione o se asimile con las campañas injustificadas contra su persona fundamentadas en intereses oscuros. Conviene hacer distinciones. El hecho de que ponga el dinero no debe ser argumento para eliminar la crítica. Este club tendrá un dueño pero sigue siendo de todos los que lo sienten. Si no, nos vamos a Corea del Norte. Si no, estamos perdidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *