Peter Lim tiene motivos

No es difícil entender por qué el magnate asiático duda.


Cuenta Aurelio Martínez que Peter Lim ha actuado de buena fe en todo momento. Decidió participar en el proceso de venta presentando la que a la postre sería la mejor oferta. Mantuvo su voluntad pese a que Bankia le exigió cambios en las condiciones y finalmente volvió a modificar el acuerdo para colmar las garantías exigidas por la Fundación. Así las cosas, no es difícil imaginar que el magnate singapurense esté desconcertado. Sus buenas intenciones contrastan con el caldo de cultivo tóxico que rodea su llegada a Valencia.

Son muchos kilómetros de distancia y no es fácil entender la situación ni siquiera para los de aquí. También desveló Aurelio Martínez que el gabinete de prensa de Lim en Singapur le traduce cada mañana todas las noticias que aparecen en la prensa valenciana. Peter Lim e se hace una composición de lugar y percibe las dudas que genera su proyecto. Las justificadas, como el cambio de Pizzi por Nuno, y las injustificadas, como decir que se va a hacer con el club poniendo una cantidad irrisoria de dinero.

Si a esto sumamos que la 'due diligence' realizada por sus asesores ha encontrado algunos cabos sueltos corroborados por siete requerimientos llegados a la Fundación en el último mes, es más que comprensible que el señor Lim ponga pies en polvorosa. No hace falta hacer ningún experimento sociológico ni buscarle tres pies al gato para llegar a esta conclusión. La situación es la que es y sólo la capacidad de persuasión de Salvo puede hacer que la operación de venta se reconduzca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *