Días de confusión

El clima de intranquilidad vuelve a reinar


Los técnicos de PwC siguen elaborando su informe sobre el acuerdo entre Bankia-Lim y no es cosa de un día. Los patronos lo necesitan para tomar la decisión definitiva de si venden o no el club al magnate singapurense. Parece ser que algunos tienen dudas y es razonable. Más allá de que la oferta económica no sea la misma, lo cual es digno de análisis, cierta precipitación por parte de los probables nuevos gestores a la hora de desvelar su plan deportivo permite vislumbrar cómo será el nuevo Valencia.  Y eso está generando inquietud.

Sólo cabe tener paciencia. Asumido que Bankia y la deuda no van a desaparecer del club hay que valorar, por lo menos, que sí lo haga la Generalitat. El Consell es el culpable del hundimiento del Valencia, que no se olvide.

 Así las cosas habrá que esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos. La oferta de los rusos tiene interrogantes demasiado grandes como para ser considerada. La otra opción, la del concurso de acreedores, puede ser, pasados los años, la oportunidad de oro que dejamos escapar como ya sucedió antes de la última ampliación de capital. Sólo falta que se explique en qué fallaba la oferta de Wanda. Ya hace días que reclamamos un comunicado por parte del club.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *