La primera en la frente

La posible llegada de Nuno como entrenador es un mal síntoma


Ya hemos comentado aquí que el Valencia hacía mal emitiendo comunicados para desmentir informaciones que salían en la prensa. Ha sido una práctica extendida en los últimos tiempos que tiene consecuencias negativas. Ahora, la inacción del club valida cualquier noticia. Y la que hace referencia a que Pizzi está fuera del proyecto y que Nuno es el entrenador elegido encaja bastante.

Si esto es así, tal y como informó el programa de Mediterráneo TV 'Sillas Gol', estaríamos ante el peor de los escenarios posibles. Entregarle el club a Lim es lo que tiene. Puede salir bien o mal en función de cómo sea Lim. El Valencia queda al albur de su criterio y esta decisión, que sería la primera, no invita al optimismo.

Desde este editorial hemos defendido la continuidad de Pizzi por encima de la llegada de entrenadores de primera línea. No nos basamos en el modelo Benítez para llegar a esta conclusión. Más bien estamos pensando en Parreira. Tener al entrenador campeón del mundo no garantiza nada. Por otra parte, Pizzi ha demostrado que, pese a los números, es un entrenador capaz, respetado por el vestuario e identificado con el club. En cualquier caso, sería comprensible y respetable, en contra de estas razones, que el nuevo dueño quisiera traer un entrenador de relumbrón o con más prestigio.

Ahora bien, el caso de Nuno es para pensárselo. No debe ser casualidad que sea íntimo de Mendes, que fuera el primer futbolista al que representó y que supusiera la primera operación que le hizo ganar dinero al agente portugués en el mundo del fútbol. Y es que, la hoja de servicios de Nuno como entrenador no invita a pensar que atesore muchos más méritos que éste.

Hemos oído en multitud de ocasiones comentar con extrañeza por qué fue Aurelio Martínez quien ratificó a Pizzi en la rueda de prensa post elección del comprador. En realidad fue Amadeo Salvo quien se lo apuntó. Así pues, o los presidentes del club y la Fundación expresaron un deseo más que una certeza lo cual es grave, o Peter Lim y Jorge Mendes dijeron una cosa y van a hacer otra, lo cual es peor.

Crucemos los dedos. Esperamos ansiosos el comunicado que lo desmienta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *