El champán en la nevera

Parece que el fin del proceso de venta es inminente


En la jornada de ayer informaron varios medios de Editorial Prensa Ibérica que el acuerdo entre Lim y Bankia está cerrado y que sólo falta firmar. Los flecos se han convertido ahora en formalidades, lo cual, parece que es un paso. Ahora, es interesante observar el reparto de medallas y los cambios de chaqueta.

Y aún así, sin poner en duda la credibilidad de la noticia, este proceso ha dejado la lección de que hasta que no sea todo oficial no conviene cantar victoria. En realidad, todas las señales y declaraciones previas iban encaminadas a que el acuerdo se produciría sí o sí y en breve espacio de tiempo. Si ya está hecho, tanto mejor.

En el plano deportivo, pese al aluvión de nombres que se ponen sobre la mesa la realidad es que el club está parado a la hora de cerrar operaciones. Además, la incertidumbre de cómo será la nueva dirección deportiva deja un enorme interrogante abierto.

Dependiendo de todos estos matices, flecos o formalidades, habrá que descorchar o no la botella de champán. Merecerá la pena brindar sólo por el hecho de que el Valencia ha encontrado solución a su problema económico. Hay quien sostendrá la copa con pena y resignación por ver cómo se vende el club de sus amores. Otros, directamente, tendrán que agachar la cabeza o, como algunos ya han hecho, cambiarse de bando para mostrar una alegría impostada. De Lim y Mendes dependerá que el trago no sea indigesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *