Elucubraciones

El valencianismo vive una realidad paralela hasta que Lim y Bankia lleguen a un acuerdo


Ya hace más de una semana que la mayoría de medios de comunicación publicaron que Peter Lim era el nuevo dueño del Valencia CF. Una falta de rigor habitual que provoca que el valencianismo viva una realidad paralela. Por un lado, se da por hecho que el empresario singapurense va a construir un equipo capaz de pelear por la Liga, por otro, se afirma que Lim y Bankia aún están distantes en las negociaciones y que el club contempla el concurso de acreedores.

Así las cosas conviene no dar nada por supuesto y confiar en que la operación de compra se desatasque en breve. En cualquier caso, sería bueno intentar ser más riguroso y, si se especula, decirlo abiertamente.  

Porque no renunciamos a las elucubraciones y, en este sentido, nos gustaría apuntar un detalle respecto a los criterios que se van a seguir para conformar la plantilla el año que viene en caso de que Lim y Bankia lleguen a un acuerdo. Los 60 millones que el elegido por la Fundación  para hacerse con la propiedad del club ha prometido invertir en el primer equipo están dando para que salgan muchos nombres a la palestra. Ahora bien, el Valencia ya tiene en su equipo a uno de los delanteros con más proyección del fútbol europeo. Por eso, la idea de fichar a un atacante de renombre mundial no parece la opción más atractiva. Más, teniendo en cuenta que hasta enero el equipo no disputará dos competiciones a la vez. Hay otras posiciones en el campo que necesitan ser reforzadas: el mediocentro defensivo, el extremo izquierdo o el lateral derecho. Ahí se deben gastar los 60 millones. Cortar la progresión de Paco Alcácer sería empezar la nueva era faltando a los valores que, se supone, la van a sustentar.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *