Pizzi, a pesar de todo

El entrenador argentino, pese a los resultados, merece continuar al frente del equipo


El Valencia, a falta de un partido, completará la peor temporada en Liga de los últimos 20 años. Sin embargo, se da la curiosa circunstancia de que su entrenador sale reforzado. Habrá quién, mirando los resultados, piense que Pizzi no debe continuar en el Valencia. Ha habido partidos para olvidar como el de Vallecas o el del Getafe en casa. El equipo no ha conseguido mantener una regularidad positiva y eso se ve reflejado en la tabla de clasificación.

Aún así, aunque los números digan lo contrario, Pizzi y su cuerpo técnico han conseguido un intangible fundamental que la afición ha echado mucho de menos estos últimos años. Por fin, el púbico de Mestalla se ha sentido plenamente identificado con su equipo. Han sido demasiados fogonazos como para no hablar de una tendencia. En el Camp Nou, en las remontadas y en el Bernabéu el valencianista se ha vuelto a sentir orgulloso.

Pizzi llegó a Valencia renunciado a la posibilidad de jugar la Copa Libertadores tras ganar la Liga con San Lorenzo de Almagro. Algún despistado se preguntaba cómo era posible que un entrenador renunciara al éxito para venir a un club en descomposición. Pizzi creía en la grandeza del Valencia y por eso acudió a la llamada. Y con él, el equipo blanquinegro ha vuelto a ser grande. Evidentemente, no en cuanto a resultados, pero sí en relación a una manera de entender el fútbol y la institución. Su discurso claro y coherente ha convencido a los jugadores y a la afición.

Dado que es muy difícil encontrar un entrenador de garantías ya que hasta los mejores lo pueden hacer mal, léase el caso de Parreira o todo el respaldo que aglutinaba Djukic, el nuevo dueño haría bien en respetar el contrato de Pizzi.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *