Un final de temporada decisivo

Pese a que el primer equipo no tenga opciones en ninguna de las competiciones que disputa, el final de la 13/14 definirá el futuro del club


El Valencia ya no se juega en nada en Liga, sin embargo, a este final de temporada, y más concretamente a este fin de semana, no le faltan alicientes, alguno de ellos vitales.

En lo futbolístico, un derbi urbano que no es poco. Aunque siempre es menos para el Valencia que para el Levante. Se puede dar la histórica circunstancia de que el equipo granota acabe la Liga por encima de su poderoso vecino de la ciudad. Hay que evitarlo aunque, como dice nuestro colaborador Desmemoriats, y tienden a recordar los aficionados azulgranas, más se perdió en Milán.

Además, en el plano deportivo el Valencia hizo ayer oficial el fichaje de De Paul. No tenemos elementos de juicio para valorar al futbolista aunque sí se puede decir que los precedentes no son halagüeños. Vinícius Araújo fue contratado en el mercado de invierno y todavía no ha jugado más que tres ratos. Su contratación supuso que una plaza de comunitario quedara ocupada y, al final, Otamendi se tuvo que marchar, precisamente, a Brasil. Estas credenciales por parte de la secretaría técnica no son demasiado buenas aunque conviene poner en suspenso las valoraciones sobre el jugador brasileño puesto que todavía no ha tenido ocasión de mostrar si vale o no. Desde luego, a Pizzi no le convence. Se sostenía la teoría de que el técnico argentino concedía más minutos a Jonas que a su joven compatriota porque podía ser importante en Europa League. Una vez acabada la competición continental, el 7 del Valencia, sigue contando más que Vinícius de Araújo. Eso sí, el fichaje de De Paul viene avalado por Ayala que fue el responsable de traer a Pizzi y eso, sin duda, fue un acierto. También, en este perfil de fichajes de jóvenes promesas extranjeras, está Vezo que ha rendido a buen nivel las pocas veces que ha sido utilizado. En Pamplona realizó un gran partido.

Y por último, lo más importante: el Valencia se sigue jugando su futuro como sociedad. Más allá de que la Comisión Gestora no se aclare a la hora de definir las mejores ofertas, las aguas siguen bajando revueltas por la acequia de Mestalla. La manifestación programada por la Curva Nord se ha suspendido porque Delegación de Gobierno no la ha autorizado por un problema con los plazos de la solicitud. Pero el domingo a las 17.00 horas sigue pendiente la concentración en la plaza de la Afición. Y después, en Mestalla el filial se juega la vida.

Lo dicho, el Valencia no se juega nada en Liga…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *