La Liga está viva

El partido de esta tarde debe servir como test para la semifinal europea pero, sobre todo, es fundamental para seguir manteniendo un hilo de vida en Liga.


El Valencia visita Pamplona y Pizzi no reserva a nadie. Hace bien el entrenador argentino por varios motivos. Ya se vio el día del Getafe en Mestalla que los jugadores asumen las rotaciones como una posibilidad para destensar el ritmo competitivo. Además, esto permite que los futbolistas que serán protagonistas en Europa League entren en calor. Aunque futbolísticamente Osasuna y Sevilla no tienen nada que ver, el Reyno de Navarra es un campo muy exigente con un ambiente hostil. Eso sí, el día que lleguen las vacaciones habrá que felicitar efusivamente a jugadores como Bernat y Parejo que acumulan minutos sin descanso.

La victoria es importante por muchos motivos. Serviría para mantener la inercia positiva inaugurada el día de la remontada con la carga de confianza y el refuerzo moral que supone de cara a la semifinal en Europa League. Pero, sobre todo, es importante para mantener el hilo de vida en Liga. Tras el partido en Pamplona, todavía restarán cuatro jornadas por disputarse y sería muy duro afrontarlos sin la posibilidad de ambicionar nada. Está el ejemplo del año pasado, de cómo la Real, nuevo rival en la lucha por la séptima plaza, fue incapaz de aguantar la presión del Valencia como perseguidor. Mientras hay vida hay esperanza.     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *