Una lamentable seña de identidad

El Valencia, pese a la evidente mejoría que ha tenido con Pizzi, no logra cambiar la fragilidad mental que le ha hecho perder muchos partidos en los últimos tiempos.


Pizzi tuvo la oportunidad de detectar la principal carencia de este equipo desde el principio. Una deficiencia tan arraigada que se había convertido en seña de identidad de la plantilla en los últimos años. Un equipo débil mentalmente con tendencia a distraerse, incapaz de cerrar partidos favorables. Así lo pudo comprobar el entrenador argentino en su tercer partido al frente del equipo. En aquella ocasión el Valencia viajó a Vigo y, tras llegar al descanso por delante en el marcador jugando mejor que su rival, se hundió en la segunda parte permitiendo que el equipo celtiña volteara el marcador. Es evidente que la mano de Pizzi ha transformado al equipo. Le ha dotado de argumentos futbolísticos y de solidez. Sin embargo, pese a la limpia del vestuario y la incuestionable mejoría, parece que todavía no ha sido capaz de extirpar esa idiosincrasia perversa que define al Valencia de los últimos tiempos. Sucedió hace poco en Vallecas y ayer en Granada. No hay nada que guste menos al aficionado, más allá de las derrotas, que ver a su equipo sin alma y sin personalidad. No conviene hacer un análisis que infravalore el trabajo realizado por Pizzi pero, si el Valencia quiere hacer algo en la Europa League, se debe erradicar este sino que limita las aspiraciones de los blanquinegros. Y no parece tarea fácil.    

Salvo

Cambiando radicalmente de tema, hoy Amadeo Salvo empleará seis horas para contestar a las preguntas de los aficionados realizadas a través de las redes sociales y la web del club. Se trata de una iniciativa sin precedentes por la que hay que felicitar, de entrada, al máximo mandatario de Valencia. Todo lo que sea dar explicaciones, y más de forma directa a los valencianistas, es siempre positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *