germa-NO-r

Valencia y Villarreal vuelven a cruzar sus caminos en Mestalla


La última vez que el Villarreal visitó Mestalla Jonas marcó un gol en el tiempo añadido que le dio la victoria al Valencia. El Villarreal, tras ese encuentro perdió el último partido de la temporada en casa. También marcó Falcao en los últimos minutos y en Vallecas, en el 91 Tamudo anotó el gol que significaba el descenso del Villarreal. Aún así, para el equipo groguet, el equipo que les envió a Segunda División fue el Valencia. Supuestamente el club de Mestalla debía renunciar a su pelea por la tercera plaza por el bien del equipo castellonense. Contó Luis Furió en Las Provincias que Fernando Roig, con un monumental cabreo le dijo a Manuel Llorente que le iban a quitar de ahí, es decir, de la presidencia. Lo cual, en un club con la masa social que tiene el Valencia, no deja de dar un poco de miedo.

Esta prepotencia no encaja con la idea de equipo humilde que intenta vender el Villarreal. El modelo de club instaurado por Roig en la ciudad castellonense tiene muchas virtudes. La principal, haber dotado de un modelo de juego atractivo, de un estilo irrenunciable, a todas las categorías. Ahí están los resultados de la cantera grogueta y la cantidad de jugadores de la escuela que juegan en el primer equipo. Sin embargo, el Villarreal ha perdido las simpatías que despertaba entre la afición valencianista. Ya no tanto porque se haya convertido en un rival directo sino por las ínfulas de grandeza (mal disimuladas con un discurso modesto) y el poder real que sí ejerce Fernando Roig. El último ejemplo fue el homenaje que recibió la afición de El Madrigal por haber dado muestras de civismo tras el lanzamiento de un bote de gas lacrimógeno. El presidente del Villarreal demostró tener a la LFP a sus pies pasando por encima de los intereses de cuatro equipos, entre ellos el Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *