Barragán

El lateral gallego está viviendo sus mejores días como futbolista


Dice Barragán que el siempre ha confiado en sí mismo. Sin embargo, da la sensación de que es ahora cuando su juego refleja esa confianza, no antes. El lateral derecho no lo ha tenido fácil, se granjeó una fama y para desprenderse de ella ha tenido que demostrar más que los demás. Las comparaciones son odiosas pero, a veces, inevitables. Es el caso opuesto a Joao Pereira que vive de las rentas de su puesta en escena. En cualquier caso, gana el Valencia porque tiene  dos laterales derechos competitivos.

También choca que el lateral gallego de acento andaluz sitúe su punto de inflexión con la llegada de Pizzi. Lo cierto es que Barragán ya le había quitado el puesto a Joao Pereira con Djukic de entrenador.

Con la explosión de Parejo, la recuperación de Piatti y la nueva versión de Barragán los que se empeñan en desacreditar el trabajo de Braulio en su faceta de secretario técnico se van quedando sin argumentos. Al gallego se le puede criticar, y con razón, que ejerciera la función de director deportivo apocado, pidiendo perdón, es decir, eludiendo su responsabilidad. Pero no acaba de cuadrar que se utilicen como armas arrojadizas a futbolistas cuya relación calidad-precio está fuera de toda duda. Sólo falta que Víctor Ruiz siga el camino de Barragán. Parece ser el mismo caso. Un futbolista con grandes condiciones que no acaba de desarrollar su fútbol por falta de fe en sí mismo. Tal vez, cuando empiece a demostrar lo bueno que es, dirá aquello de "siempre he confiado en mí".    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *