El Valencia en Brasil

El legado de Luis no se respeta en la sub-21


La última vez que hubo compromisos de selecciones nacionales comentamos las posibilidades de los jugadores del Valencia para participar en el Mundial, advirtiendo que la presencia o no de algunos estaría condicionado a su rendimiento en el club. Varios meses después, con mercado de invierno mediante, las perspectivas han cambiado mucho, más, teniendo en cuenta la discreta campaña que está haciendo el Valencia. Ahora mismo es una incógnita saber cuál será la representación valencianista en Brasil. Los portugueses son fijos en su selección pero no está garantizada su continuidad en el club. Senderos acaba contrato en junio igual que Vargas que deberá volver al Nápoles. En la situación contraria se encuentran Rami, Banega y, en menor medida, Guardado que no es fijo en la convocatoria con México. Sólo Feghouli tiene garantizada su presencia en el Mundial y en el Valencia. Con Otamendi conviene ser prudente hasta que se vista la camiseta del club de Mestalla. Mathieu y Diego Alves, pese a su gran campaña parece que no viajarán a Brasil con sus selecciones.

Ayer se rindió homenaje a Luis Aragonés en el partido de la selección española. El legado del sabio de Hortaleza sobre el terreno de juego ha permanecido. No tanto su estilo a la hora de hacer las convocatorias, sobre todo, si miramos a la sub-21. Luis Aragonés acabó con el politiqueo y las tendencias mediáticas e impuso su criterio que era bastante sencillo: llevar a los mejores. La no convocatoria de Paco Alcácer en favor de Morata es hacer lo contrario de lo que proponía Luis. Mirando un poco más arriba es una lástima que Parejo no tenga sitio en la selección. Xavi, lógicamente, es intocable y no es difícil imaginar que también lo hubiese sido para Luis. Lo mismo que Xabi Alonso que, además, a diferencia del catalán, está rindiendo a buen nivel en su equipo. Por detrás está Thiago que se está convirtiendo en la referencia del Bayern Munich, actual campeón de Europa. Queda la duda de saber qué pasaría si Parejo o Bernat jugaran en el Real Madrid, en el Barça o en el Atlético de Madrid o, en el caso opuesto, si Diego Costa, Koke o Arbeloa jugaran en el Valencia. Con Luis Aragonés estas hipótesis no existían.      

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *