Los buenos y los malos

Ahora, al presidente del Valencia, se le atribuye el papel de malo de la película.


Amadeo Salvo ha cometido muchos errores tal y como hemos expuesto en esta tribuna. El principal fue no decir en la junta general de accionistas del día 10 de diciembre que Bankia le había comunicado dos semanas antes que la venta el club era irreversible y que, a tal efecto, él había presentado a Peter Lim a las autoridades. Otro error que le ha restado coherencia fue convocar un mitín en Mestalla para que hubiera un proceso de venta limpio. En su papel, Salvo debería haber salido a la palestra antes para presionar a los poderes en favor de la refinanciación. Ésa, realmente, debería haber sido su lucha.

Considerados sus errores sigue sorprendiendo el empeño de algunos por colocarle dos cuernos y una cola de demonio. Las últimas informaciones apuntan a que el presidente está demorando el inicio del proceso de venta porque ha cambiado algunos puntos del último acuerdo exigiendo que el Valencia CF sí tenga voto en la comisión gestora. En primer lugar hay que resaltar que son informaciones que proceden de medios que ya han difundido más de una inexactitud desde que empezó el proceso de venta. En segundo lugar, el supuesto nuevo documento con modificaciones también está firmado por la Fundación. La garantía de que Salvo no está actuando en contra de los intereses del Valencia, precisamente es éste, que va de la mano de la Fundación.

Por eso conviene seguir esperando sin caer en la tentación de dar papeles de buenos y malos a unos y otros. El dimoni, de momento , es Rufete por elección propia, no Salvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *