Farinós y el valor de la cantera

Ayer se retiró el futbolista de La Torre con 35 años-


Dentro de menos de un mes se cumplirán 14 años de un partido clave en la carrera de Javier Farinós. El Valencia jugaba en Florencia un encuentro de la segunda liguilla de la Champions. Luis Milla se retiró del campo en el minuto 25 y Héctor Cúper dio entrada a Ángulo. El Valencia se recompuso tácticamente y Farinós, por primera vez, se situó en el doble pivote junto a Gerard. El futbolista de la Torre ya no se movería de esa posición hasta convertirse en uno de los mejores centrocampistas de Europa. La carrera de Farinós en el primer equipo había empezado 3 años antes. En la temporada 96-97 Jorge Valdano le integró en la primera plantilla. El principal mérito de Farinós para el ascenso había sido enfrentarse al técnico del Mestalla hasta casi llegar a las manos. A Valdano eso le llamó poderosamente la atención y decidió subirlo. En esos tres primeros años Farinós siguió demostrando carácter ejemplificado en su intento de lanzar un penalti por encima de la estrella del equipo, Burrito Ortega. Pero no ofreció mucho más. Un jugador voluntarioso que difícilmente se ganaba el aprecio de la grada de Mestalla. Eso, hasta que llegó el partido contra la Fiorentina.

La historia de Farinós con el Valencia deja varias lecturas. Su llegada al primer equipo fue un ejercicio de confianza porque sí, una intuición no basada en los criterios clásicos. Parece que ahora para que alguien suba del filial tiene que haber sido campeón del mundo o de Europa con las selecciones inferiores. Y ni siquiera eso sirve (véase la impaciencia con Alcácer). Después está el hecho de que hasta su tercera temporada no rompió en el gran futbolista que fue y se debió a una casualidad, a la lesión de Milla en Florencia. Esto nos invita a pensar que con los futbolistas de la casa no se puede escatimar ni confianza ni paciencia. Farinós es el mejor ejemplo.  Pasó a la historia porque gozó de ambas cosas y, 14 años después, a la cabeza de los valencianistas ha vuelto una melodía de una canción de Ana Belén con diferente letra  'Oh Farinós, Farinós Farinós, quiero que marques un gol'. Farinós, ya para siempre, tendrá un sitio en el corazón de los valencianistas.Le deseamos lo mejor en esta nueva etapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *