Míchel

El de Burjassot es un futbolista imprescindible en el vestuario del Valencia


Nos alejamos del juego de tronos que se vive en  los despachos para volver al terreno de juego y ponemos el foco en un jugador que, sin hacer ruido, está adquiriendo una relevancia fundamental en el vestuario.

Míchel tiene como sueño triunfar en el Valencia, lo cual, ya es una buena base de partida. Este año, el de Burjassot volvió al club de sus amores tras haber demostrado lejos de Mestalla ser un jugador válido para el Valencia. Así lo entendió Djukic que le otorgó la titularidad en sus primeros partidos. Después, el serbio dejó de contar con él. Algo respetable y comprensible si no fuera porque el centrocampista de Burjassot quedó relegado al ostracismo más absoluto. Más allá del criterio futbolístico se podría interpretar que Djukic prescindió de Míchel porque era el perfil menos polémico del vestuario. En la cruzada del entrenador por intentar agradar a todo el mundo, no darle minutos al canterano no implicaba tener conflictos. Y esto, sin duda, se debe a la profesionalidad del de Burjassot. Míchel no sólo no tuvo ningún mal gesto, sino que apretó los dientes, siguió trabajando duro y mantuvo una actitud ejemplar.

El cambio a un técnico dispuesto a imponer sus propios criterios de comportamiento en el vestuario ha beneficiado a Míchel. Ahora, el centrocampista vuelve a ser importante porque, además de lo futbolístico, Pizzi valora la actitud y la implicación de los futbolistas.

Míchel es un jugador necesario en un vestuario como el del Valencia. Muchos echan de menos a Albelda por su jerarquía fuera del campo. Si se fijan un poco, verán que Míchel es el futbolista ideal para dejar de añorar al ex capitán en este ámbito. Míchel es el jugador que le abre los brazos a cada nueva incorporación, que se preocupa de que tengan una rápida integración y se sientan como en casa. También es el nexo de unión entre los chavales que suben de la escuela y el vestuario del primer equipo. Míchel hace de cicerone, bromea y actúa de cuidador. Siempre está dispuesto a participar en cualquier acto que organiza el club. Siempre está dispuesto a interactuar con los aficionados porque son sus iguales, por algo, Míchel es valencianista de toda la vida.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *