Pizzi a los pies de los caballos

El entrenador del Valencia no puede verse obligado a responder a preguntas que deberían solventar otros.


Llevamos estos últimos días reclamando más explicaciones por parte del club respecto al fichaje de Otamendi. El Valencia, sin embargo, hace como que no pasa nada y el entrenador, en su cita obligada con los medios antes de los partidos, tiene que solventar la papeletea. Es cierto que Pizzi podría haber contestado a las preguntas que le hicieron en rueda de prensa derivándolas a Rufete pero eso también hubiera evidenciado la falta de información. El entrenador trató de responder y no se sintió cómodo por lo que se puede deducir que el tema no es sencillo.

Es un error que ya se cometió con Unai Emery que acabó convirtiéndose en el portavoz del club ante el silencio de Llorente y de Braulio. Cada uno debe asumir sus responsabilidades. Pizzi no tiene por qué desgastarse con estos temas cuando no son de su competencia directa. Al final, el que ficha o no ficha es el club y los que deben someterse a las preguntas de los periodistas en este sentido son Salvo y/o Rufete.

Ya no se trata de reclamar la transparencia absoluta de la que hacía gala Salvo al principio de su mandato. Se trata de aplicar la lógica y no dejar al entrenador que lleva poco más de un mes en el club  a los pies de los caballos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *