La incertidumbre deportiva se suma a la social

Pizzi tiene mucho trabajo por delante


Con el partido de ayer la preocupación del aficionado del Valencia no se circunscribe exclusivamente al plano social. En lo deportivo también hay motivos para no estar tranquilos. Todavía estamos en la fase de prueba y error con Pizzi. Será difícil que el entrenador argentino vuelva a plantear un partido sin banda derecha. El experimento de acumular jugadores por el centro no funcionó frente al Espanyol. Ya en Málaga Jonas se mostró algo indisciplinado a la hora defender. Banega, que hizo un partido decente en la Rosaleda, apenas aportó algo en Mestalla. Ayer no hubo claridad en ataque ni profundidad. El equipo, tácticamente, dio ventajas a su rival. Esto se vio agravado por la inconsistencia de los centrales. La segunda parte en Vigo y el partido de ayer echan por tierra los demás encuentros de la era Pizzi en los que se ha visto a un Valencia sólido y con estilo. Por eso, ahora mismo el equipo es una incógnita.

El entrenador argentino dijo antes del partido que los equipos de la Liga tenían, "excepto dos o tres", un nivel parecido. Acertó en el sentido de que el partido contra el Espanyol estuvo muy igualado. Pero no sirve para justificar que el Valencia no sea capaz de imponerse, en buena lógica, a un 80% de sus rivales en Primera División. Al menos eso dice el presupuesto y el dinero que se destina en futbolistas. La buena noticia, insistimos, es que Pizzi no lleva ni un mes de trabajo. Esta semana limpia no ha servido para mucho en función de lo que se vio en Mestalla. Queda mucho por mejorar. Al final, que sea sólo una temporada de transición puede ser la mejor noticia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *