Salvo cogió su fusil

El presidente del Valencia apunta y dispara hacia Bankia


Que Aurelio Martínez tiene la llave del proceso se sabía desde hace tiempo. Pero no cabe duda de que Amadeo Salvo ha puesto más presión a la decisión de la Fundación invitándola a que se rebele contra Bankia desde ya. No se conoce quema de sucursales bancarias como los más osados se temían pero el discurso del presidente del Valencia fue todo menos conciliador. Amadeo Salvo sale reforzado de la Asamblea: la convocatoria surtió efecto y fue vitoreado por las masas. Bankia y el Consell tienen un problema y el Valencia como institución también. Si lo que dice el presidente es cierto la venta del club está en las manos equivocadas. Si no lo es, el club tiene un grave problema con su máximo dirigente.

Nos merece mucha más credibilidad Salvo que el banco pero el discurso del presidente, más allá de las formas, tiene lagunas.  Salvo justificó en su exposición de los hechos las reuniones de Peter Lim con la Fundación, Bankia y el Consell el mismo día de la junta general pero no explicó por qué no se lo comunicó a los accionistas. Ése debería haber sido el momento para contar lo sucedido con la entidad financiera en la reunión el día 19 de noviembre, cuando el banco les confirmó a él y a Luis Cervera que el club estaba en venta.

Tampoco cuadra que haya mantenido hasta la fecha que la oferta de Peter Lim era la única sobre la mesa de Bankia cuando ni siquiera presentó la documentación para el concurso. Ya dijimos en el editorial del día 16 de enero que Salvo corría el riesgo de quedarse sin comprador. La oferta de Lim caducaba un día antes.

Por otro lado, y esto va para la afición, no parece que tenga mucho sentido personalizar en un periodista los males del Valencia. Hay un periódico en papel que es el que más está intoxicando el ambiente y otro digital patrocinado por el banco. Es evidente que ciertos sectores de la prensa no ayudan pero no son los responsables de la situación actual.

El Consell, por ejemplo, salió bastante bien parado en la alocución de Salvo. Con ellos, el presidente del Valencia, sí fue político. Esto, aunque estratégicamente le sea imprescindible, resta coherencia a su discurso 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *