Sorpresa, sorpresa…

Los acontecimientos se suceden en la sombra.


Habló Aurelio Martínez de que podría haber sorpresas entre las candidaturas admitidas por Bankia para comprar el Valencia. La sorpresa, que no es tal porque se lleva especulando con ella  desde hace dos meses, es que TPG, aparentemente la oferta mejor posicionada, contaría con Manuel Llorente para su proyecto. La sorpresa real es la que se puede llevar el fondo de inversión americano cuando conozca el predicamento del ex presidente entre los valencianistas. Llorente ha vuelto al ruedo mediático exultante y reivindicándose a sí mismo. Hay que verlo para creerlo.

Mientras, el club, es decir, Amadeo Salvo, convoca para el 24 de enero una asamblea informativa en Mestalla (invitando a que sea masiva) para explicar "a todos los accionistas la situación en la que se encuentra el Valencia".  Los tiempos, de nuevo, son importantes aunque no sabemos si el acto servirá para hacer campaña a favor de Lim o para valorar la decisión de la entidad financiera. En cualquier caso, parece que el presidente del Valencia ve cada vez más alejada la posibilidad de que el banco se decante por su oferta.

Además, Amadeo Salvo corre el riesgo de quedarse sin comprador. En un lugar de Madrid Peter Lim y su lugarteniente Jorge Mendes se están empezando a cansar de esperar. Ya dijeron, por boca de Salvo, que el 15 de enero retirarían la oferta si no había sido la elegida. Por eso, a nadie debería de sorprender que, antes de que le digan que no, el empresario singapurés haga las maletas en busca de otro club que le dé más facilidades para ser el dueño. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *