El Valencia encuentra el camino

La eliminatoria está abierta y el partido deja muchas lecturas positivas


El gol de Postiga es trascendental por muchos motivos. El primero, el obvio, porque permite al Valencia mantener sus posibilidades de pasar a cuartos de final  prácticamente intactas. El segundo porque la lectura resultadista del partido hubiera desmerecido el gran desempeño del equipo de Pizzi. El tercero, porque un equipo en construcción necesita las señales del marcador para confiar en el trabajo que hace. En cuarto lugar, es importante que el delantero centro titular vea portería, sobre todo, después de estar varios meses sin hacerlo.

El Valencia fue superior al Atlético de Madrid aunque el equipo del Cholo se lleva un buen resultado y siempre queda la duda de cuánto impones tú y cuánto te deja hacer él. Lo que es evidente es que, contrariamente a lo que dijimos (deseamos) en la previa, el Atlético no vino a Valencia despistado. Pero el partido, para el equipo blanquinegro, está lleno de aspectos positivos que se convertirán en realidad sólo si tienen continuidad. El principal es la intensidad que aplicaron los jugadores del Valencia en cada acción. Se recuperaron balones en zonas adelantadas, se recuperaron balones nada más perderlos y se recuperaron balones haciendo un sobreesfuerzo partiendo de posiciones desventajosas. El Valencia presionó bien. Con el balón, todavía se puede mejorar, especialmente desde la zona de tres cuartos hasta la portería. Porque en el centro del campo Parejo ha asumido galones y está ofreciendo muchos recursos. En el plano individual también conviene destacar a Feghouli, que en el rato que estuvo, volvió a hacer una jugada 'messiniana' cargada de potencia y habilidad. Mathieu, a este nivel, jugará de titular el Mundial si Deschamps está atinado. En realidad, todos los futbolistas que participaron rindieron mejor que nunca, por lo menos esta temporada. Postiga, el más desacertado, se redimió con el tanto del empate. Hay otra circunstancia, la más importante, que hace a su gol trascendental y es el sabor a victoria con el que se marchó la afición a casa, orgullosa de su equipo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *