El significado de ganarle al Atleti

Los rojiblancos siempre han gozado de un trato preferencial en las instituciones y en los medios de comunicación


Los Reyes Magos ya han pasado por todas las casas y han dejado sus regalos. Mañana se empezará a ver el contenido de esa caja con un lazo que es la eliminatoria de Copa del Rey frente al Atlético. Un regalo precioso o carbón. En boca de todos siempre están Barça y Madrid pero el club de la ribera del Manzanares es el archirrival del Valencia. En términos históricos se disputan la tercera posición del Olimpo del fútbol español.

Que el Atlético pugne contra las dos potencias tiene mérito pero que lo haga el Valencia tiene más. El equipo rojiblanco, por su condición de capitalino siempre ha tenido un trato preferencial en las instituciones y en los medios de comunicación nacionales. Las estadísticas dicen que en España hay mayoría de seguidores del Barça y del Madrid, por eso, sin llegar al despropósito que se da en la actualidad, tiene sentido que la prensa dedique más espacio a estos equipos. También es lógico que este año el Atlético ocupe minutos de televisión en su condición de colíder. El problema es que los colchoneros siempre han tenido un trato informativo privilegiado independientemente de su posición en la tabla. Y eso no se sustenta en ninguna estadística. En la última encuesta que hizo el CIS (no el As o el Marca) sobre qué equipos despertaban más simpatías en el ámbito nacional, el Valencia era el tercero con un 5,3% de los votos a mucha distancia del Madrid (32,8%) y el Barça (25,7%). El Atlético (4,3%) ni siquiera era el cuarto, puesto que ocupaba e Athletic (5,1%). Se puede argumentar en contra de estas cifras que el barómetro se hizo en 2007 y que las tendencias cambian en función de los resultados en el campo. Y que, si se hiciera ahora, el Valencia tendría menos seguidores y el Madrid, el Atleti y, sobre todo, el Barça, tendrían más. Bien, pero no dejan de ser especulaciones. Si nos ceñimos a los datos hay que remitirse a la última encuesta elaborada por el CIS. A ver si empezamos a poner las cosas en su sitio.

Debajo de esa imagen de club forjado ante la adversidad está la realidad de un equipo mimado por el poder. Los jugadores del Valencia deberían conocer el significado de la victoria en esta eliminatoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *