Una muestra gratuita de debilidad

El club difundió un comunicado en el que no transmitió nada y sembró la duda


A mitad de la tarde el Valencia CF emitió un comunicado  que empezaba así:"ante las informaciones vertidas en diferentes medios acerca del proceso de venta de la propiedad accionarial de la entidad". Este inicio, sin ir más lejos, ya puede ser objeto de algunas pegas. El desmentido puede ser útil en casos muy concretos pero es un arma de doble filo. Desacreditar algo es referenciarlo, darle un altavoz. Tal vez por eso se habla de una manera tan general: "informaciones" en "diferentes medios". ¿Qué pretenden? ¿Que el seguidor valencianista se lea toda la prensa para saber a qué se refieren?

Pero bueno, admitiendo que se llame la atención sobre ciertas informaciones que no son del agrado del club, habría que preguntarse si las circunstancias obligaban o invitaban  a ello. Y la respuesta debería ser negativa. Estos días están saliendo todo tipo de noticias respecto a la venta del Valencia. Los periódicos se contradicen entre ellos y según el dial que escuches tienen a su candidato claro, todos especulan y alguno tendrá la información buena pero los que se juegan su credibilidad son los medios no el club.  

Si seguimos leyendo se puede deducir o imaginar el contenido de las informaciones que son objeto del comunicado porque el Valencia manifiesta que defenderá "los intereses del club y especialmente los de su afición" (como si se pudieran separar o fueran diferentes) y que velará "por la transparencia y la claridad en el proceso de venta". Así pues, uno ya puede imaginarse que las informaciones a las que alude el club  ponen en duda la imparcialidad de los actuales dirigentes en la venta del Valencia. O algo así.

En ese caso, y si sentían la necesidad imperiosa de atajar esa línea informativa, podría haber sido mejor decir que la venta del Valencia, dada la relevancia de la entidad, no admite tratos de favor. Así, claramente, sin rodeos. Que, lógicamente, el presidente ha tenido posibilidad de informarse y de negociar en cumplimiento de su obligaciones y que esto no afecta al posible ganador de la puja. Si no, también se abre la duda sobre qué clase de proceso de selección es ése en el que se ha de desmentir que se puede medrar por ser presidente del Valencia, amigo del de Bankia o primo segundo del que vendió la moto. Si la falta de refinanciación se debe a que el banco está nacionalizado con dinero europeo lo mínimo que se puede exigir es un poco de seriedad. El Valencia con este comunicado entra  de lleno en el festival del rumor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *