Desde abajo

El Sevilla FC consiguió ayer su quinta Europa League.


La temporada del Valencia ha sido tan catastrófica que, una vez terminada, sigue generando desazón. El equipo blanquinegro ya no tiene ninguna competición por delante pero queda tiempo para que Alcácer no sea convocado para la Eurocopa y para que el Sevilla conquiste otro título internacional. Y aún faltan dos finales por jugar. El Valencia CF ya es el quinto equipo de España, y ojo con el Athletic que viene haciendo las cosas muy bien. Desgraciadamente, la situación impide aspirar a competir con el Real Madrid y el FC Barcelona. En estas circunstancias, el valencianismo debe hacer una reflexión, incluso, más allá del proyecto Lim.

El caso del Sevilla es especialmente sangrante porque al frente del equipo hispalense está Unai Emery, el mejor jugador es Banega y Rami funciona como un coloso en el centro de la defensa. Pero también, porque en el once titular que disputó la final de la Europa League contra el Liverpool jugaron Coke, Gameiro, Escudero y Vitolo. Cuatro futbolistas que han estado en la órbita del club de Mestalla. Sevilla y Atlético de Madrid son espejos del Valencia que devuelven una imagen deformada ¿Por qué no estamos a la altura?

El análisis debe ser largo y profundo pero nos vamos a limitar a dar dos pinceladas. En primer lugar conviene hablar de fútbol, de momentos, de la camiseta de Zigic y del gol de M'bia. Pero en lo deportivo, sobre todo, hay que hacer referencia al poder transformador de Simeone y a la continuidad de Monchi en el cargo en comparación al Valencia CF, donde no ha habido un modelo deportivo sostenido en el tiempo. Sólo cabe desear que Peter Lim ponga remedio en vez de profundizar en las diferencias como ha hecho hasta ahora. En segundo lugar, sería recomendable ajustar ciertos conceptos. Se está confundiendo la exigencia con la prepotencia ¿Qué pasaría si en la plantilla blanquinegra estuvieran Coke, Gameiro, Escudero y Vitolo y en la del Sevilla estuvieran Barragán, Parejo, Javi Fuego y Piatti? ¿Por qué aquí no nos vale nada? Cabe recordar que ni Konoplyanka ni Llorente, los dos fichajes estrella del equipo de Emery, han cumplido con las expectativas. Por no hablar de Jackson Martínez y de Vietto en el Atlético de Madrid. Alrededor del club de Mestalla hay una tendencia tóxica a la insatisfacción y conviene empezar a pensar, desde abajo, en términos constructivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *