Sin argumentos

El Valencia de Djukic lleva una pésima trayectoria


Djukic deja sin argumentos a sus defensores. La única razón que se puede esgrimir en contra de su destitución, ahora mismo, es que nada te garantiza que otro entrenador vaya a conseguir mejores resultados. Probablemente lo haga mejor que Djukic que desde que está en el cargo ha escrito con sus actos un manual de lo que no debe hacer un entrenador. Por otro lado, a este equipo parece que se le puede sacar un mejor rendimiento pero no da para muchos más. Se puede no perder contra el Almería en casa, por ejemplo, pero competir con equipos de lo alto de la tabla se empieza a antojar complicado independientemente del entrenador.

Eso sí, el partido contra el Atletico de Madrid permite una lectura positiva. Sirvió para comprobar que el conjunto colchonero no es nada del otro mundo en cuanto a jugadores y propuesta futbolística. Permitió constatar que se puede hacer un equipo temible sólo a base de intensidad y convicción y eso, en condiciones normales, debería estar al alcance del Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *