Danilo Barbosa y la paciencia

El proyecto de Peter Lim exige paciencia y la afición resultados


El sábado pasado publicamos una entrevista con Danilo Barbosa. Hay una laguna informativa respecto al precio de traspaso del brasileño y eso es un hándicap para el mediocentro que consiguió el Balón de Plata en el último Mundial sub-20. La valoración de los futbolistas está condicionada por la relación que se establece entre su coste y su rendimiento por eso, con Danilo, faltan datos para enjuiciar. Se sabe que el Valencia ha comprado o ha de hacer efectiva la compra del 50% de sus derechos. Una situación que es poco atractiva para la entidad de Mestalla porque los intereses del otro propietario (fondo de inversión de Jorge Mendes) normalmente no serán coincidentes con los del club.

Aún así, pese a la especial situación contractual de Danilo, su caso nos permite hablar de la política deportiva de Peter Lim que pasa por contratar a jóvenes promesas. Parte de la afición está decepcionada porque creía que el Valencia iba a fichar a jugadores consagrados tal y como hace el PSG o el City. No se puede decir que la inversión de Peter Lim en futbolistas haya sido discreta pero el perfil que busca es otro. Los ventajistas apenas tuvieron tiempo de criticar la contratación de André Gomes por 15 millones de euros porque el centrocampista portugués demostró muy pronto que ese precio era una ganga. Lo mismo está sucediendo con Cancelo y los próximos deberían ser Santi Mina y Danilo Barbosa.

Layhoon Chan se reunió recientemente con los colectivos valencianistas y Peter Lim se dirigió a la afición por primera vez la semana pasada. Ambos han repetido un concepto de forma insistente: paciencia. Precisamente, Danilo Barbosa en la entrevista señala que su adaptación al Braga no fue sencilla “pero tuvieron paciencia conmigo y eso fue fundamental”. La afición del Valencia está ante una prueba de madurez. Pese a las evidencias, no sería extraño que, con la apertura del mercado de invierno, algunos pongan la máquina de humo a funcionar. Será necesario abstraerse para no caer en la frustración. Por otra parte, habrá que admitir que todos los fichadores, más allá de filias y fobias, tienen aciertos y errores. Desde Braulio hasta Lim/Mendes, pasando por Rufete. En esta tesitura hay que exigir resultados pero tener paciencia con los jugadores jóvenes. Un difícil equilibrio del que depende la estabilidad del club.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *