De la temeridad a la bendita locura

La presentación de Gary Neville dejó muy buenas sensaciones entre los valencianistas.


No cabe duda de que la contratación de Neville conlleva muchos riesgos. La barrera del idioma y su inexperiencia en los banquillos hacen que su elección pueda ser considerada como una temeridad por parte de Peter Lim. Sin embargo ayer, tras escuchar al ex del United en rueda de prensa, la osadía de Mériton se transformó en una bendita locura. Gary Neville conquistó a los presentes con un discurso sensato en el que trascendió su amor y respeto por los viejos valores del fútbol. Puso sobre la mesa sus limitaciones y su intención de demostrar con hechos que merece esta gran oportunidad. Aún así, escuchar de su boca la frase “sentí que había llegado el momento de probarme” deja mucho margen para la duda.

El ex futbolista del United estuvo poco inspirado cuando explicó su doble condición de primer entrenador del Valencia y de segundo entrenador de Inglaterra en clave inglesa. Neville debería saber que lo excepcional es que el primer entrenador de un equipo de la élite europea de clubes conviva con el trabajo de segundo entrenador de una gran selección, no lo contrario. El matiz es importante y las justificaciones deberían ir dirigidas a la afición del Valencia no a los hinchas ingleses.

Por otra parte, el nuevo técnico del club de Mestalla ya le está dando a la entidad blanquinegra otra dimensión mediática. Contrasta tanta atención con la sencillez que desprende el inglés. El Valencia está en el escaparate y eso no es un asunto menor. Ahora, como antes y como en el futuro, sólo falta que entre el balón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *