… y entonces el Valencia goleó

Era imposible de prever que el Valencia ganara de forma tan rotunda en Balaídos pero lo hizo.


El valencianismo anda desconcertado y con razón. Ayer en Balaídos, respecto al partido contra el Gante, hubo cuatro novedades en el once: André, Bakkali, Cancelo y Vezo. No se puede hablar de revolución porque, aunque Nuno ha suavizado su política de rotaciones, estos cambios entran dentro de lo habitual. La navaja de Okham es una teoría que sostiene que la explicación más sencilla es la acertada. Sin embargo, aplicar este principio a lo sucedido en Vigo no es fácil.

Hay quien argumenta que la goleada al Celta es la confirmación definitiva de que el vestuario está en contra de Nuno, que los futbolistas se autogestionaron porque son conscientes de que el técnico portugués ya está condenado… una teoría demasidado inverosímil. Quizá, lo más lógico sería pensar que lo extraño no es lo de ayer sino lo que sucedió contra el Gante en Bélgica y en otros partidos. Nadie niega que la gestión de Nuno con el tema de Negredo ha generado una fractura con los componentes de la plantilla. Sin embargo, como dijimos el otro día, no tenía sentido que los jugadores renovados por el criterio del entrenador y los que han llegado al club de la mano de Mendes se amotinaran contra Nuno. Eso sí que era inexplicable.

Antes de que Amadeo Salvo despidiera a Djukic los medios de comunicación hablaron de ultimátum durante varios partidos. No ha sucedido lo mismo en el caso de Nuno porque nadie sabía ni sabe cómo iba a reaccionar la propiedad ante una nueva derrota y por eso nadie se ha aventurado a anunciar antes de tiempo el despido del técnico portugués. Y eso que muchos le siguen dando por finiquitado. Pero la realidad es otra. Apelando a Okham lo más sencillo es pensar que el Valencia ha cambiado el rumbo, que los jugadores han recuperado la identidad y que el entrenador y el equipo salen muy reforzados. El partido de ayer abre un nuevo escenario, mucho más positivo y beneficioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *