Otro paso hacia los octavos

El Valencia ofreció dos caras pero acabó ganando y se queda muy cerca de la clasificación para octavos.


El Valencia ganó al Gante merecidamnte porque en el cómputo global del partido fue mejor que el equipo belga gracias a unos primeros 40 minutos excelentes. El momento clave del duelo fue el gol de los visitantes que transformó la actitud del equipo de Nuno sobre el campo. La peor versión del Valencia, eso sí, sirvió para ganar un encuentro igualado en el segundo periodo.

Hay quien achaca el cambio del equipo blanquinegro al cansancio de los jugadores. Sin embargo, es difícil perder la capacidad física en cuestión de dos minutos: en el 39 el Valencia era un conjunto alegre y convencido y en el 41 un ramillete de nervios que no sabía si defender o atacar. Por eso, hay que poner el foco en la debilidad mental y en la incapacidad del equipo para encajar los golpes. Un tema, seguramente, más preocupante que el tono físico. Se desprende que el Valencia todavía está con el síndrome 'principio de temporada' y que la crisis de confianza no está superada. Hay que mejorar en la efectividad de cara a portería pero también hay que trabajar el aspecto piscológico de un grupo que evidencia fragilidad.

La buena noticia, además de los tres puntos que dejan al Valencia en una posición de privilegio, fue ver el buen aspecto de la grada de Mestalla. La campaña lanzada por el club que permitía adquirir dos entradas a los abonados a la Champions hizo que el coliseo valencianista presentara una buena entrada. Aún así, conviene reseñar que la magia de Mestalla se ha perdido. El apoyo de la afición está condicionado a que Parejo no cometa ningún error y ese no es el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *