Un Valencia reconocible y una situación insólita

El equipo de Nuno fue mejor que su rival y estuvo solvente de cara a portería.


A falta de Otamendi el Valencia volvió a parecerse al del año pasado gracias a André Gomes. Su rendimiento contra el Málaga evidenció lo mucho que se le ha echado de menos este tiempo. El equipo de Nuno volvió por sus fueros con un partido práctico y un resultado, 3-0, que recuerda al espectacular arranque de la anterior campaña. El Valencia no estuvo brillante pero hizo bastantes más méritos que su rival para llevarse la victoria. Un buen punto de partida para empezar a tomarle el pulso a la Liga.

Entre lo más destacado, además del resultado y de la soberbia actuación de André Gomes, se encuentra la capacidad de Jaume para hacer olvidar a Diego Alves, la rápida evolución de Cancelo y la seguridad defensiva de Aderllan Santos. El Valencia tiene mimbres y potencial para seguir mejorando.

En el lado negativo hay que rescatar la actitud de Alcácer cuando Parejo se dispuso a ejecutar el penalti y la reacción de la afición. El delantero de Torrent está en su derecho de pedir lanzar la pena máxima pero no puede reaccionar con aspavientos cuando Parejo se lo niega. En realidad, si anoche había un jugador sobre el campo con necesidad de reivindicarse delante de la afición ése era Parejo. Alcácer miró por sus cifras goleadores sin entender que su compañero atraviesa una situación muy delicada. Parejo el año pasado no era discutido por la grada y se mostró magnánimo cuando Rodrigo y Negredo le pidieron lanzar un penalti. Pero esta temporada la coyuntura es diferente. La falta de sensibilidad de Alcácer y la absurda reacción de la afición generaron una situación insólita. La grada le negó el apoyo al lanzador del penalti, como si Parejo fuera de otro equipo. El fútbol nunca deja de sorprender y, a veces, para mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *