Las palabras de Negredo y la decisión de Nuno

Si es por motivos futbolísticos la no convocatoria de Negredo es difícil de explicar


Desde hace unas semanas Negredo dice a quien le pregunta que le encanta jugar con Paco Alcácer. El delantero de Torrent también hizo unas declaraciones en ese sentido. Unas palabras en consonancia con cierta demanda por parte de la afición. Nuno contra el Granada en casa dispuso un 4-4-2 y, pese a que se ganó el partido (1-0 gol de Mustafi), la inoperancia ofensiva siguió siendo la tónica. Ahora Negredo ha vuelto a hablar diciendo que es difícl hacer goles jugando tan lejos de la portería pero, esta vez, Paco Alcácer se ha desmarcado asegurando que hacen lo mismo que el año pasado. En general, este tipo de declaraciones por parte de los jugadores sugiriéndole al entrenador posibilidades tácticas están fuera de lugar. Eso parece una obviedad porque es poco edificante para el colectivo. Si juegan dos delanteros, un compañero del centro del campo tiene que irse al banquillo. Ayer Nuno, casualmente o no, dejó fuera de la convocatoria a Negredo.

Si es un castigo puede resultar comprensible. Nuno tiene la potestad y la autoridad para decidir pero, seguramente, sería mejor hacerlo de la manera que él proclama, es decir, "internamente". Negredo es veterano en el fútbol y el diálogo parece la mejor manera de relacionarse entre adultos. Si no es un castigo, Nuno arriesga demasiado. El Valencia tiene dos delanteros y tres si contamos con Rodrigo pero seguro que sólo tiene a un delantero con el perfil de Negredo. El atacante madrileño, aunque esté previsto que descanse, siempre debería ir convocado por si pasa lo que el día del Betis. Hay situaciones de partido que no se pueden controlar a priori y en las que es necesario tener en el campo a un delantero capaz de ganar balones aéreos o, simplemente, tener mayor presencia ofensiva.

Los debates no se acaban porque todos los protagonistas toman decisiones equivocadas como es natural. Sin embargo, no hay que perder de vista que se puede ser de Alcácer, de Negredo y de Nuno (sí de Nuno) a la vez sin perder la coherencia. Al final, se trata de ser del Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *