Poco a poco

El Valencia volvió a presentar las mismas carencias pero consiguió ganar en Mestalla


Dada la coyuntura que atraviesa el Valencia, los tres puntos de ayer contra el Granada eran innegociables. Agua para el sediento y comida para el hambriento. Un punto de partida necesario para la reconstrucción del equipo. Se puede rescatar como lo más positivo el compromiso del vestuario y, seguramente, como lo más negativo la falta de argumentos futbolísticos que definieran el partido claramente a favor del Valencia. Nuno no puso paños calientes a la situación en sala de prensa "el problema no está resuelto". El técnico portugués es consciente de que no va a ser fácil revertir el estado actual de las relaciones con parte de la afición.

Porque, definitivamente, la magia de Mestalla se ha disipado. El clima de unión generado tras la remontada contra el Basilea esta roto. Volverá cuando la afición se sienta, de nuevo, plenamente identificada con su equipo pero el vínculo que se creó aquel día ya no existe. Ayer volvió a haber pitos y gritos en contra de Nuno. Ahora conviene mirar al futuro y ver de qué manera se pueden recuperar esos lazos. En primer lugar, el entrenador del Valencia debe entender que Mestalla no es sólo la Curva Nord que, por otra parte, ayer tuvo un comportamiento ejemplar.

Y sobre todo, el Valencia debe volver a enamorar a su gente, sino con el juego, al menos con victorias. Tal como hizo ayer. Va a ser, necesariamente, un proceso lento. En ese sentido, el entrenador del Valencia hizo un apunte interesante en la sala de prensa tras el partido respecto a los continuos cambios en el once. Nuno habló de un equipo joven y de jugadores nuevos asegurando que, en el futuro, los futbolistas que entren la dinámica de las rotaciones tendrán más rendimiento. Desde aquí pedimos algo muy difícil, casi un imposible: paciencia y confianza. Poco a poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *