Campana y se acabó

A las 00.00 horas del lunes se cerró el mercado de fichaje


El Valencia ya tiene su plantilla cerrada, al menos, hasta el mes de enero. Ahora sí, se puede valorar la composición del equipo dirigido por Nuno y los movimientos realizados por el club en este mercado de fichajes. Insistimos brevemente en la doble realidad que ha vivido el entorno: cómo algunos siguen con el humo de las grandes estrellas mientras que otros tratamos de explicar el proyecto real. Esperemos que las evidencias sean ya bastantes para saber a qué atenernos.

Pero el mercado de fichajes deja otras lecturas interesantes. El affaire Rodrigo Caio sirvió para que los más despistados se dieran cuenta de que en el club manda Peter Lim y que su hombre de confianza es Jorge Mendes. Una conclusión a la que se podía haber llegado sin dificultad el día en que Amadeo Salvo despidió a Juan Antonio Pizzi. Pero sigamos adelante. El verano deja la certeza de que es un error depender exclusivamente de Jorge Mendes. El 'superagente' no es omnipotente. No fue capaz de evitar que Otamendi dejara en la estacada a Nuno tres días antes de la eliminatoria contra el Mónaco ni de convencer a Mangala para desfacer el entuerto. El Valencia ha jugado con fuego aunque, afortunadamente, no se ha quemado. Es evidente que es una ventaja contar con la colaboración del representante portugués y la llegada de Abdennour habla en ese sentido. Pero es lógico que el Valencia no esté, en todo momento, entre las prioridades de Mendes. Cabe recordar que tiene otros clientes de peso que también requieren su atención. Por eso, lo aconsejable sería que la entidad de Mestalla tuviera otras alternativas para defender sus intereses en el mercado. De hecho, es una necesidad a la que no se puede renunciar como club.

La gran pregunta es si Nuno tiene mejor plantilla que el año pasado. Si consideramos que Abdennour puede rendir como Otamendi hay que concluir que sí. La filosofía de Mériton y de Nuno tiene sentido: se ha priorizado mantener el bloque y se confía en la progresión individual de los jugadores jóvenes para que crezca el colectivo. El verano pasado se sentaron las bases del proyecto comprometiendo mucho dinero. Negredo, Enzo Pérez y Rodrigo deben dar un paso hacia delante. Ellos son los fichajes estrella que algunos echan de menos. Tal vez la contratación de Aderllan Santos hubiera sido innecesaria de haberse quedado Salva Ruiz. La conclusión es que el Valencia tiene una plantilla más profunda que la temporada pasada y cuenta con dos jugadores competentes por demarcación. Sólo el tiempo determinará cuál ha sido el grado de acierto de la secretaría técnica del Valencia, es decir, de Peter Lim aconsejado por Mendes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *