¿Qué hacemos con la camiseta?

Otamendi pasó ayer su último día como valencianista


No hacen falta dramas ni quemar las pertenencias cuando se va un futbolista. Ayer Otamendi se despidió de sus compañeros en la Ciudad Deportiva de Paterna y tuvo el detalle, a la salida, de pararse con su coche y atender a los aficionados. Fueron muy significativas las palabras de los presentes. Un padre le pidió al argentino que se bajara del coche porque su hijo estaba loco con él. "¿Qué hacemos con la camiseta?" preguntó el padre mientras Otamendi firmaba la elástica con su nombre. Una pregunta que encierra, de una manera elegante y sincera, toda la frustración del valencianismo. Otro aficionado le comentó al argentino que aquí era Dios, "allí ya veremos". Con eso ya está todo dicho.

La salida de Otamendi admite una lectura comprometida. Jorge Mendes no ha sabido manejar los tiempos con la salida del argentino y ha dejado a su amigo Nuno sin una pieza clave a dos días de la previa de la Champions. O eso, o el superagente no es tan poderoso, algo difícil de creer.

El Mónaco espera a la vuelta de la esquina y se va a encontrar con un Mestalla encendido. Las entradas se van a agotar casi con toda probabilidad y no hace falta más. La respuesta de qué hacemos con la camiseta es lucirla orgullosa. No importa el nombre de detrás, sólo importa el escudo de delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *