El indicador innegociable

Ahora mismo la Academia del Valencia sigue digiriendo la marcha de Rufete


Analizábamos ayer en el periódico la presencia de los canteranos en Austria con el primer equipo. No es una pregunta intrascendente saber si los elegidos del filial para ir a Centroeuropa pertenecen a una lista redactada por Rufete, por Curro Torres o, Nuno, directamente, ha realizado su apuesta en función de diversos informes. Lo cierto es que ahora mismo en la Ciudad Deportiva de Paterna hay cierta sensación lógica de descabezamiento. Incluso, cierta desconfianza respecto a las intenciones reales de la propiedad.

Conviene poner el foco en la cantera porque va a ser un indicador diáfano del modelo de club que quiere Mériton. Los fichajes de jóvenes promesas mundiales deben tener cabida pero sin que suponga un obstáculo para los futbolistas de la casa. No conocemos a Bakkali pero tiene el difícil reto de ser mejor que Rober y Nando. El Valencia puede buscar soluciones en forma de cesión pero se debe exigir que la planificación deportiva del primer equipo se haga en función del trabajo que se desarrolla en las categorías inferiores. Además de ser el legado de Rufete es una cuestión de eficiencia empresarial y perspectiva económica. Es un planteamiento que encaja con la imagen que trasciende de Mériton.

Por eso, todavía es pronto para sacar conclusiones. Habrá que dejar pasar un poco el tiempo para ver cómo se reestructura la cantera y la importancia que tiene en la filosofía de club. Es un tema vital que debería centrar el debate. Respecto a los fichajes siempre va a haber decisiones controvertidas porque en el fútbol todo es opinable con Rufete, Braulio o Nuno. Ahora bien, la Academia, tiene que ser innegociable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *