El responsable es Lim

El esperpento que se ha generado con el frustrado fichaje de Caio no está a la altura de lo que merece una institución como el Valencia


Que un futbolista no pase el reconocimiento médico antes de fichar por un club no es algo nuevo en el mundo del fútbol. Sin embargo, la desastrosa gestión del Valencia en la contratación de Rodrigo Caio hace que un contratiempo se convierta en una nueva guerra mundial, en un circo y en un drama.

La operación Caio empezó mal cuando, supuestamente, Nuno actuó a espaldas de Salvo y Rufete para que el fichaje se consumara. El incidente podría haber quedado en el ámbito interno pero Mériton permitió una campaña mediática contra Nuno que aún dura y que tiene sus raíces en el seno del Valencia. Aunque algunos quieran mirar hacia otro lado, todo lo que suceda en el club, para bien o para mal, es por obra y gracia de Peter Lim. Ni Rufete, ni Mendes, ni Salvo, ni Nuno.

Una vez estalló la guerra el empresario singapurense y su equipo de trabajo han sido incapaces de tomar medidas para reconducir la situación. Un organigrama serio y profesional no puede permitir la indefinición de roles. Y, sobre todo, no se puede aceptar que desde dentro de la entidad se lancen mensajes opuestos y que ninguno de ellos sea la versión oficial.

Así, la lucha fraticida se traslada a los medios de comunicación. En este sentido, se está evidenciando una guerra cruenta por los privilegios informativos. No hay más. Detrás del manido argumento de defender los intereses del Valencia, utilizado por unos y por otros, lo que hay en realidad es una lucha por conservar o ganar parcelas de poder. El aficionado, con razón, se está empezando a cansar de tanta tontería e irresponsabilidad.

Que Rodrigo Caio no haya pasado el reconocimiento médico debería ser un revés puntual en la planificación deportiva no un motivo de enfrentamiento y de crisis institucional. Apelaríamos a la responsabilidad de las partes, medios de comunicación incluidos, pero sería predicar en el desierto. Aún así, no podemos dejar de recordar que en mes y medio el club se juega la vida con la eliminatoria de la Champions.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *