La dirección deportiva a debate

En los próximos días veremos las consecuencias de la supuesta ruptura en la dirección deportiva


Ya analizamos ayer la reacción de Amadeo Salvo y Rufete respecto al fichaje de Rodrigo Caio. Que Nuno y el manager general deportivo difieran en criterio es algo asumible pero que la ruptura se escenifique de una manera tan nítida ha dejado, lógicamente, a muchos valencianistas descolocados. En este punto conviene hacer una reflexión sobre la estructura deportiva y sus protagonistas.

Amadeo Salvo: La contratación de Caio sin tener él ninguna constancia supone la demostración de que el cargo de presidente ejecutivo es nominal pero no tiene efectos prácticos. Algo que, por cierto, se sabía desde el principio. Su papel, eso sí, es fundamental a la hora de defender el trabajo de Rufete en las altas esferas. Además, Amadeo Salvo conserva el favor de la mayoría de la afición valencianista. Sería extrañamente torpe que Mériton no pusiera las condiciones necesarias para que el presidente ejecutivo se sintiera a gusto en el club.

Rufete: Su modelo deportivo, desde la perspectiva de este periódico, es el más adecuado para el Valencia. Privilegiar la cantera como motor de la entidad y crear un vestuario con futbolistas comprometidos es la mejor vía para construir un primer equipo competitivo y un club sostenible. Si se va Rufete alguien deberá seguir trabajando en la misma línea. Lamentablemente se percibe un cambio de modelo poco atractivo para el club que pasa por fichar jugadores jóvenes por un precio en relación a su potencial y no a los méritos adquiridos. Sin duda, una manera de proceder mucho más arriesgada y que puede comprometer el futuro económico de la entidad. Rufete, como todos los directores deportivos, ha tenido aciertos y errores en los fichajes aunque, en este sentido, el balance también le sitúa como un importante activo para el Valencia. Por cierto, los que han ridiculizado continuamente a Rufete o han puesto en tela de juicio su trabajo en la Academia sin haber pisado la Ciudad Deportiva de Paterna están moralmente desautorizados para defenderle.

Nuno: Llegó al Valencia de la mano de Jorge Mendes y Peter Lim en oposición a Rufete que prefería a Pizzi. El peor escenario dibujaba a un entrenador títere preocupado más en el negocio de su amigo y representante que en construir un gran Valencia. Sin embargo, la realidad es que este año ha primado la meritocracia: Javi Fuego y Parejo han sido titulares por delante de Enzo Pérez, Filipe Augusto e, incluso, André Gomes. Tampoco Rodrigo Moreno ha contado con la confianza absoluta del técnico portugués y Barragán siempre ha estado por delante de Cancelo. Por ahí el entrenador portugués se ha ganado el respeto del vestuario y de la crítica.

Jorge Mendes: La política comunicativa del club ha sido muy errática con el agente portugués. Desde decir que el Valencia tiene la suerte de contar con Jorge Mendes como aliado hasta declarar que no "pinta nada" en las decisiones del club. En principio, la presencia de los representantes despierta recelos en cualquier equipo. Siguiendo cierta lógica un 'superagente' debe despertar 'súper-recelos'. Sólo el tiempo podrá ofrecer una perspectiva diáfana sobre las intenciones de Peter Lim respecto a Jorge Mendes en el Valencia.

Peter Lim: El máximo accionista y sus enviados en la capital del Túria Layhoon Chan y Kim Koh han demostrado hasta el momento tener una actitud respetuosa con el trabajo que se venía realizando en el club. De hecho, el manager general deportivo ha comentado en más de una ocasión que su idea para el Valencia y la de Mériton iban en la misma dirección. En el empresario asiático, lógicamente, reside todo el poder de decisión. Para bien o para mal, el futuro de la entidad depende de la voluntad de Peter Lim. Si alguien todavía no se ha enterado o busca culpables en otras esferas de poder debería asumir la realidad cuanto antes para no generar cismas innecesarios.

Douwens: Según informó Superdeporte el viernes por la noche hubo una reunión de urgencia en Paterna en la que participaron Salvo, Ayala, Rufete, Salvans y Manuel Peris. Éste sería, sin lugar a dudas, el núcleo duro de, supuestamente, uno de los bandos que hay en el club. La pregunta es ¿Qué hacía Douwens en la reunión teniendo en cuenta que es íntimo de Jorge Mendes y además no tiene responsabilidad en la parcela deportiva?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *