Cancelo sí o no

El fichaje de Cancelo por el Valencia por 15 millones de euros admite muchas lecturas


El Valencia anunció el pasado lunes el fichaje de Joao Cancelo. La cifra no ha trascendido pero desde su llegada a la capital del Túria se habló de que Peter Lim tenía una opción de compra por 15 millones de euros a final de temporada. Se supone que ahora el que la ha ejecutado es el propio club de Mestalla.

Futbolísticamente se trata, sin duda, de una apuesta arriesgada. Lo cierto es que Cancelo tiene unas condiciones espectaculares: es rápido, potente físicamente y técnicamente es un superdotado. Ahora bien, para tomar una determinación de este tipo, que implica una fuerte inversión, hay que valorar otros aspectos que se escapan del análisis externo: la disposición para el trabajo y el carácter del jugador son elementos imprescindibles a la hora de tomar la decisión.

El debate se centra en si 15 millones de euros es un cifra justa por el futbolista portugués. Hay quien aprovecha la circunstancia para comparar la cantidad con los 11 millones del traspaso de Bernat. Algo injusto porque lo del canterano valencianista fue un regalo. Si alguien, hace un año, dio por buena esa cifra es su problema, no el de Cancelo. Mejor que el fútbol ficción es acogerse a los hechos y por ahí el precio parece desmedido. Cuesta entender que un jugador de 15 millones de euros no haya sido capaz de discutirle la titularidad a Barragán. Nuno ha confiado en Cancelo más en los despachos que sobre el terreno de juego.

La lectura que genera más dudas sobre el fichaje de Cancelo es la que hace referencia a la relación entre Peter Lim, Jorge Mendes y el Benfica. Paco Polit lo explicó muy bien en DIARIO DE MESTALLA pero quien debe esclarecer los hechos es el Valencia CF. ¿Por qué no se negocia con el Benfica y se asumen los precios de la cláusula de rescisión con jugadores que acaban contrato? La experiencia con André Gomes ha sido, sin duda, la más satisfactoria y los 15 millones que pagó Mériton por el futbolista portugués a día de hoy parecen pocos. Los casos de Rodrigo Moreno y Enzo Pérez hay que ponerlos en el otro lado de la balanza aunque de ellos depende revertir la situación. Por otra parte, el Atlético de Madrid sí pagó 15 millones de euros por Oblak y el Manchester United 30 por Gaitán, jugadores del Benfica que estuvieron en la órbita del Valencia CF y cuya cláusula de rescisión también parecía fuera de mercado. El factor Jorge Mendes tiene mucho peso no sólo en el club blanquinegro.

Por último, se habla mucho de la dicotomía a la hora de tomar las decisiones sobre los fichajes. Por un lado está Rufete y su equipo y por otro Nuno y Mendes. Este aspecto tiene menos recorrido porque, al final, la última palabra la tiene Peter Lim. Al Valencia le interesa el modelo de club que propone Rufete basado en la cantera y en fichar jugadores que marquen la diferencia. Pero todo depende de lo que decida el máximo accionista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *